Análisis:
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Urdaneta a todo color

Esta semana se celebra el congreso internacional sobre Andrés de Urdaneta con motivo del 500º aniversario de su nacimiento, colofón a un año repleto de actuaciones relacionadas con este gran navegante vasco que se inició con la visita de estado de la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, a Ordizia a finales del pasado año.

La figura de Urdaneta, que antes estábamos acostumbrados a ver monocroma, con el color del bronce añejo de la estatua que nos lo muestra como fraile en su pueblo natal, nos aparece ahora, tras la ingente labor del Ayuntamiento de Ordizia y de la Comisión Urdaneta, a todo color, como pregonaban los anuncios de aquellas viejas televisiones cuando llegó el color a la pequeña pantalla. Y ese color ha llegado a lugares lejanos siguiendo una línea que circunnavega el mundo desde Ordizia a Filipinas y a México y, nuevamente, a Ordizia.

Más información

A los 17 años se embarcó en la expedición Loaysa, que atravesó los océanos Atlántico y Pacífico para llegar a las Islas de las Especias, las Molucas, y dedicó su vida al mar, a los descubrimientos y al desarrollo comercial, y esas facetas, a menudo desconocidas, son las que durante este año conmemorativo se han querido realzar.

Fue uno de los primeros globalizadores, como manifestaba el ex ministro de Educación de Filipinas, Alejandro J. Roces en el documental El secreto de Urdaneta, rodado con motivo de esta celebración. Fue, también, uno de los que mejor sabía navegar por el Océano Pacífico, lo que le sirvió para llevar a cabo la proeza de la mayor travesía sin escalas realizada hasta entonces, casi 8.000 millas náuticas desde Filipinas hasta Acapulco en la Nueva España, hoy México.

Pero, a pesar de ello, la figura de Urdaneta ha quedado relegada en los libros de historia a un papel secundario. Se ensalza a navegantes como Colón o James Cook. Este navegante de Yorkshire es, además, considerado el gran descubridor del Pacífico, y es cierto que anduvo de aquí para allá en esas aguas, pero dos siglos después del marino vasco. Para entonces Urdaneta ya había andado también de aquí para allá, y de allá para acá, en esas aguas pacíficas.

Urdaneta era un hombre que sabía cómo llegar a su objetivo; era un científico capaz, con los rudimentarios aparejos de medida de la época, de orientarse adecuadamente en medio del mar. James Cook, efectivamente, fue un gran navegante y descubridor, pero detrás de él tenía el poderío de la Royal Navy y de la Royal Society de Londres. Cuando Urdaneta se enfrentó por primera vez al Pacifico, sólo la expedición Magallanes-Elcano lo había logrado, y cuando se enfrentó a la vuelta o Tornaviaje desde Filipinas a México, habían fracasado varias expediciones y él fue el primero en lograr esa ruta que dio lugar al nacimiento de una línea comercial, la del Galeón de Manila, que fue la ruta comercial más duradera de la Historia, 250 años, en la que se siguió el derrotero marcado por el navegante vasco.

Era además un ilustrado, un hombre capaz de escribir de memoria una Relación dirigida al emperador Carlos V, porque a su vuelta de las Islas de las Especias toda la documentación que traía, por su extrema importancia, le fue confiscada por las autoridades portuguesas en cuanto puso el pie en Lisboa.

Leer su Relación, conservada en el Archivo General de Indias en Sevilla, es introducirse en un mundo de aventuras insólitas y de luchas entre castellanos y portugueses en aquellas lejanas tierras: "A cabo de doze dias nos vynyeron vn juebes antes del dia azechadamente los portugueses con grande armada y dieronnos muchas lonbardadas y nos mataron vn honbre y feryeronos no se quantos".

Con 45 años lo encontramos en el convento de San Agustín en la ciudad de México convertido en fraile agustino. Pero hasta su celda llegó una solicitud muy especial: "...y porque según la mucha noticia que diz que teneis de las cosas de aquella tierra y entender, como entendeis bien, la navegación della y ser buen cosmógrafo, sería de gran efecto que Vos fuesedes en los dichos navios..." Felipe II le pedía que aceptara la dirección náutica de la expedición a Filipinas y, sobre todo, lograr el deseado Tornaviaje de Filipinas a México. Y así lo hizo.

A su muerte dejó completas las rutas comerciales del mundo. Elcano fue el primero en circunnavegar el globo. Urdaneta lo enlazó comercialmente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción