Cartas al director
i

¡Que Dios nos coja uniformados!

¡Uniformes y clases privadas de idiomas, sí. Libros de texto, no!

La noticia de que la Comunidad de Madrid subvencionará con dinero público los uniformes escolares y las clases de idiomas de pago me ha parecido ya la puntilla. Los que tenemos dos hijos escolarizados (en un centro público) ya tenemos todos los años más de 300 euros en libros de texto. ¿Por qué no se invierten esos impuestos de todos subvencionando primero los libros de texto? Las becas existentes son una auténtica tomadura de pelo. Después, también se podría invertir en la enseñanza de idiomas dentro de los centros escolares para que nadie tenga que pagar para aprender. Sin duda no faltan necesidades más acuciantes donde invertir en materia de educación. Pero está claro que esta medida responde a otros intereses, bien conocidos por desgracia. En primer lugar, son medidas que benefician ante todo a la escuela concertada y privada. ¡Qué raro! Y en segundo lugar, responde a ese plan puesto en marcha para implantar el uso del uniforme escolar en la escuela pública madrileña. Si no puede ser obligatorio, más sutilmente se subvenciona para que al final los padres opten por ello, pues la ropa de calle no desgrava.

Supongo que si la escuela pública no puede desaparecer de un plumazo, al menos que se vaya pareciendo a la privada... Y mientras Madrid no tenga a nadie que haga una oposición seria, ¡que Dios nos coja uniformados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 23 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50