Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cruzado contra el 'narco' en México

El hombre clave en la lucha antidroga y frente a la corrupción habla de su estrategia

Es el hombre clave. Eduardo Medina Mora, de 52 años, jurista de formación y experto en inteligencia, es el procurador general de la República, una especie de fiscal general del Estado pero con mando en una policía federal. De él no sólo depende en buena parte la lucha contra el narcotráfico, sino también la operación de limpieza de la muy corrompida policía mexicana. No le falta trabajo. Más de 4.600 personas han sido asesinadas en lo que va de año -muchas de ellas mediante la utilización de una crueldad inusitada- y un buen número de policías -desde agentes municipales hasta ex jefes de la Interpol- están siendo detenidos por trabajar a sueldo de los señores de la droga. El procurador Medina Mora tiene la confianza del presidente Felipe Calderón y el apoyo de Estados Unidos para sacar a México de la situación dramática en que se encuentra. Esto no le impide hablar muy claro de las carencias democráticas que arrastra su país y de la apatía del vecino del norte a la hora de luchar contra el tráfico de armas. Su despacho está en la planta 19 de un edificio blindado del paseo de La Reforma de la capital mexicana. Estrecha la mano con fuerza y mira a los ojos al hablar. Es el hombre clave. Para los buenos, y también para los malos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de noviembre de 2008