Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un cómic sobre la vejez gana el Nacional

Arrugas, de Paco Roca (Valencia, 1969), recibe el Premio Nacional de Cómic 2008 en un año donde la calidad de las obras publicadas era excepcional, con firmas como las de Alfons López, Miguel y María Gallardo o Carlos Giménez. Un éxito impresionante que se suma a los ya obtenidos en el Saló del Còmic de Barcelona o el Salón de Lucca en Italia y que demuestra el alcance de esta obra sobre el envejecimiento, el olvido y el Alzheimer.

El dibujante valenciano se confiesa asustado ante la avalancha de reconocimientos: "No sé por qué ha tenido el éxito que ha tenido, debe de ser porque he conseguido empatizar con el lector de una manera especial. Con el cómic es fácil llegar a los sentimientos de la gente, ya que la historia la termina el lector".

Una empatía que, en muchos casos, se ha convertido en la mejor recompensa: "Hace poco, en una sesión de firmas, una persona se me acercó y me dijo que no quería que se lo dedicase, sólo quería decirme que su madre había muerto de Alzheimer hace poco y que mi obra le había ayudado a superar la pérdida, me dejó impactado y creo que, en cierta medida, es el mejor premio que puedo conseguir". Diversas asociaciones de familiares de Alzheimer han apoyado la obra con ediciones especiales para ayudar a divulgar la problemática de esta enfermedad.

En su segunda edición, el Premio Nacional de Cómic se consolida como un apoyo esencial para ese género: "Cumple una labor fundamental de divulgación, ha dotado a un medio que tenía una consideración puramente infantil de un barniz cultural y de prestigio que no tenía", asegura Fernando Tarancón, responsable de Astiberri, la editorial de Arrugas. Para Tarancón, la gran ventaja de Arrugas es que "es un cómic que puede atraer incluso a aquellos que no lean cómics habitualmente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de noviembre de 2008