Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero quiere garantizar que España siga en la élite mundial tras la cumbre

El presidente anuncia un encuentro con Rajoy antes de la reunión del sábado

José Luis Rodríguez Zapatero no acude a Washington el próximo sábado solamente a satisfacer la meta que se había propuesto, la de la presencia española en la cumbre dedicada a revisar el sistema financiero internacional. Acude a la cumbre de Washington, en uno de los cinco puestos de la representación europea, con vocación de permanencia.

Zapatero, que ayer no podía disimular su entusiasmo, aclaró, en una comparecencia en las escalinatas de La Moncloa, que con la cumbre de Washington dedicada a analizar y revisar el sistema financiero internacional "se abre una nueva etapa" y "de allí saldrá una metodología" para acometer las reformas del sistema financiero que se acuerden. "Si trabajamos bien como país, más allá de la cumbre del día 15, consolidaremos nuestra posición como un actor global relevante", destacó.

El presidente agradece a Bush su actitud y le llama "amigo de España"

El líder del PP: "¡Menos mal! Hubiera sido lamentable no ir"

"Lógicamente, habrá que evaluar los grupos y los formatos que existen [G-8, G-20...] pero España está convencida de que debe tener un papel relevante" en los foros internacionales a partir de ahora. "Ese papel empieza en la cumbre de Washington y es un papel que vamos a seguir trabajando en cualquiera de los modelos que se conformen". Insistió en que España participará en la cumbre con voz propia, "exactamente igual que todos los que van a acudir". No pudo confirmar, sin embargo, si estará presente la víspera de la cumbre, el día 14, en la cena que el presidente George W. Bush ofrecerá en la Casa Blanca.

El presidente del Gobierno explica la presencia de España en la cumbre por el octavo puesto que ocupa España en PIB y por su experiencia en la supervisión y control del sistema financiero, que le ha evitado las quiebras bancarias como las sufridas por otros países de nuestro entorno.

Zapatero valora como un "paso de extraordinaria importancia" para España su participación en la cumbre de Washington al consagrar su "reconocimiento internacional como potencia" tras 30 años de esfuerzo modernizador, que atribuye a todos los gobiernos democráticos y, sobre todo, a los propios españoles. "El reconocimiento de un país es lo que permanece en el tiempo. Por eso la cumbre de Washington representaba un objetivo en el que merecía la pena empeñarse", señaló para justificar su empecinamiento de estas semanas. Agradeció el "reconocimiento a la realidad de España" por su presencia en la cumbre, de manera especial al presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, y al anfitrión del encuentro de Washington, el presidente George Bush, a los que calificó de "amigos de España".

Zapatero le da a la presencia española en Washington rango de cuestión de Estado y, por ello, anunció que esta semana se entrevistará con sindicatos, empresarios, expertos y con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, para recoger sugerencias. Poco antes de su comparecencia habló durante unos minutos con el líder del PP. Rajoy señaló en un acto en Mérida: ¡Menos mal! Hubiera sido lamentable" la ausencia de España en la cumbre, informa Efe. El líder del PP adelantó que entre las propuestas que trasladará al Gobierno figurarán el apoyo a las familias y a las pymes.

El presidente adelanta que en su agenda en Washington figurarán la lucha contra el cambio climático y contra la pobreza, y el relanzamiento de la Ronda de Doha sobre el comercio mundial a favor de un orden internacional más justo, además de la cuestión principal de la cumbre, la revisión del sistema financiero.

En este sentido, España propondrá que el Fondo Monetario Internacional tenga un papel relevante en el control y supervisión de las nuevas reglas de juego; el reforzamiento de la transparencia de los distintos instrumentos financieros; la obligación de dedicar parte de las ganancias de los bancos a provisiones preventivas; la apuesta porque las empresas financieras opten por operaciones a medio y largo plazo y abandonen la especulación a corto y la implantación de un código ético para directivos. "España exigirá la máxima transparencia y supervisión en el sistema financiero internacional para no dejar vacíos o sombras", dijo. Lo que, según destacó, servirá como base para "recuperar la confianza".

"Gran sintonía personal" con Obama

El recién elegido presidente de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama, se comprometió a entrevistarse con José Luis Rodríguez Zapatero, aunque sin fecha porque "con la tarea que tiene por delante parece razonable que estemos a disposición de lo que tiene que ser su agenda". Lo reveló ayer Zapatero al dar cuenta de los diez minutos de conversación telefónica que mantuvo la víspera por la noche con el presidente electo estadounidense.

Una conversación, en la que no faltaron risas por parte de Obama, y en la que Zapatero captó una "gran sintonía personal" con el presidente electo de EE UU. Una sintonía que se puso de relieve en el reconocimiento por parte de Obama de la importancia de España en el sistema financiero internacional, en el compromiso mutuo de intensificar las relaciones bilaterales y en el trabajo común en Latinoamérica.

Zapatero dijo que, tras su conversación con Obama, se ratifica en que "se abre una etapa esperanzadora, aunque no exenta de graves dificultades, especilamente por la situación económica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 2008

Más información