Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las universidades valencianas alertan de un ajuste duro de fondos

Dimite un alto cargo de la Generalitat mientras se prepara un recorte del 25%

Los rectores y gerentes de las cinco universidades públicas valencianas se reunieron a última hora de la tarde de ayer para analizar las noticias "no oficiales pero fehacientes", en palabras de un gerente, sobre el recorte de un 25% de la subvención prevista por la Generalitat valenciana para 2009. Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, sigue la estela trazada por Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, quien recortó un 30% los fondos para pagar las nóminas de los profesores de las seis universidades públicas madrileñas para lo que queda de año.

"Es imposible asumir los gastos de las actividades ordinarias"

El recorte ha generado tensiones en el equipo de gobierno. Herminio García, director general de Universidades de la Comunidad, cesó ayer en su cargo "a petición propia", según la versión oficial. "Todavía hay gente que tiene vergüenza", comentó el gerente de una de las cinco universidades sobre la dimisión del responsable del área.

Las universidades valencianas confiaban en recibir una subvención de la Generalitat de 894 millones de euros, de los que 824 se destinan a gastos corrientes y 70 millones para el pago de los intereses de la deuda de más de 900 millones que aceptaron asumir en diciembre de 2007 derivada de las carencias de financiación de parte de la Administración autonómica.

La Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas de la Comunidad Valenciana emitió anoche un comunicado redactado con notable retranca. "Habiendo tenido noticia, de fuentes bien informadas, de que en la reunión del Consell se ha presentado la propuesta de presupuestos de la Comunidad Valenciana para el 2009, y de que en ellos la cantidad asignada para las universidades públicas valencianas es muy inferior a la establecida en los acuerdos que firmaron recientemente con la Generalitat, los rectores se han reunido con toda urgencia. De ser cierta esa noticia significaría una situación absolutamente insostenible, y la imposibilidad de gestionar y asumir los gastos asociados a las actividades ordinarias de las universidades".

Los cinco rectores valencianos "aunque no dudan en absoluto de que los acuerdos firmados serán cumplidos, y de que esa alarmante noticia no puede ser cierta", solicitaron una reunión de urgencia con Francisco Camps, presidente de la Generalitat, para "despejar toda duda, y poder tranquilizar a la comunidad universitaria".

El modelo de financiación de las universidades públicas valencianas pactado hace una década se ha prorrogado sin modificaciones hasta finales de 2007, cuando el consejero de Educación y responsable de universidades alcanzó un acuerdo verbal con los rectores, a los que prometió para 2009 una asignación equivalente a la del ejercicio anterior revisada al alza en proporción al crecimiento del PIB regional, cuyo crecimiento estimado este año es del 1,6%, aunque la estimación inicial de la Generalitat a finales de 2007 era del 3,3%.

Cuadrar el presupuesto

La Consejería de Hacienda evitó descender ayer al detalle del recorte de la subvención prevista para las universidades valencianas en 2009. Pero Alejandro Font de Mora, consejero de Educación, deslizó a media mañana en Castellón que "todavía hay un periodo de ajustes" para cuadrar el presupuesto.

"Estamos presentando los presupuestos en Valencia, pero hasta que se registren en las Cortes Valencianas podemos hacer ajustes sin cambiar las grandes áreas, por lo que todavía no sé con finura y precisión el montante total de cada partida", comentó Font de Mora, "sin embargo, confío en que la financiación de las universidades cumpla las expectativas de la sociedad valenciana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de octubre de 2008