Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

14 muertos en un ataque de Sendero Luminoso en la selva peruana

La antigua guerrilla, convertida al narcotráfico, acribilla un convoy militar

Restos del grupo maoísta Sendero Luminoso, uno de los más sangrientos de la historia de Perú, que se encuentran confinados en inhóspitas regiones de la selva peruana y aliados con los narcotraficantes locales, volvieron a hacerse presentes el jueves en uno de los peores atentados de los últimos años al matar a 12 militares y dos civiles.

Una patrulla del Ejército fue emboscada cuando regresaba de un acto conmemorativo del distrito de Tintaypunto, en el conflictivo valle de los ríos Apurímac y Ene, una zona de difícil acceso donde prolifera el cultivo de coca.

El ministro de Defensa, Antero Flores Aráoz, informó a Radio Programas del Perú de que 17 personas resultaron heridas (14 militares y tres civiles), incluido un niño de cinco años. Añadió que los terroristas robaron una cantidad indeterminada de fusiles.

El ataque se produjo cuando los uniformados pertenecientes a un cuerpo antiterrorista retornaban a su unidad de Cochabamba Grande a bordo de cuatro camiones. Los senderistas detonaron primero una carga explosiva colocada debajo de uno de los vehículos y después "hicieron disparos con armas de fuego de largo alcance contra todos los vehículos", según el comunicado militar difundido ayer. Se produjo un tiroteo entre militares y senderistas que se prolongó durante horas.

El mando militar no tiene duda de la autoría. En el comunicado oficial acusa a los "delincuentes narcoterroristas de Sendero Luminoso" de perpetrar el atentado. Esta organización mantiene algunas columnas que rechazaron el alto el fuego ordenado por su fundador, Abimael Guzmán, en 1992 y a los que el Gobierno acusa de haberse convertido en una sucursal del narcotráfico. Se mueven por esta zona selvática y también por el valle del río Huallaga, situado al norte.

Según el experto en cuestiones de narcotráfico Jaime Antezana no se registraba un ataque de estas características contra efectivos del Ejército peruano desde 1999, cuando una columna senderista atacó la localidad de Anapati, en la selva de la región de Junín, al este de Lima. En aquella ocasión los terroristas asesinaron a varios soldados y destruyeron un helicóptero.

Alan Carcía deja caer su Gobierno

El presidente de Perú, Alan García, aceptó la dimisión de todo el Ejecutivo, según anunció anoche el jefe del Gabinete, Jorge del Castillo. En una comparecencia celebrada en el Palacio de Gobierno, Del Castillo dijo, en presencia de García, que el presidente había aceptado la renuncia de todos los ministros. Este anuncio pone fin a 48 horas de incertidumbre sobre la continuidad del Ejecutivo peruano, que había puesto sus cargos a disposición de García debido al escándalo de corrupción conocido como Petrogate. Hasta ayer, García se debatía entre aceptar las renuncias o dejarlas a merced del Congreso, que se reunirá el martes.

El Petrogate estalló el domingo, cuando el ex ministro del Interior Fernando Rospigliosi presentó en un programa de televisión cuatro grabaciones de conversaciones telefónicas en las que Alberto Quimper, director de la empresa estatal Perú-Petro, el ex ministro aprista Rómulo León Alegría y el abogado Ernesto Arias Schreiber discuten sobre los sobornos a los que recurrieron para lograr que la empresa noruega Discover Petroleum obtuviera la concesión de cinco lotes de exploración petrolera, cuatro en la costa norte y otro en la región selvática. Quimper ha sido detenido y León Alegría sigue prófugo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2008

Más información