Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat presenta un ajuste de empleo temporal para 4.700 trabajadores

Bridgestone mandará a casa a 2.800 empleados hasta final de año

La crisis económica empieza ya a cebarse con la industria. Después de la construcción está pinchando la automoción. Seat ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que podría llegar a afectar hasta 4.700 personas de golpe entre noviembre y diciembre, y a otros 500 trabajadores diarios durante los siete primeros meses de 2009, en las fábricas de Martorell y Zona Franca, ambas en Barcelona. No es la única empresa del sector en apuros. La multinacional de neumáticos Bridgestone, con plantas en Burgos y Vizcaya, también mandará a casa a 2.800 empleados 16 días entre noviembre y diciembre.

"Despidos habrá, pero ya veremos para quién", dice un operario

El aumento del paro y el cierre del grifo de los bancos empiezan a hacer mella en el consumo, y el siguiente eslabón es la industria. Cada vez hay menos gente dispuesta a cambiarse el coche y los pocos que pueden no encuentran quien se lo financie. Resultado: frenazo en las ventas, crisis en las fábricas. Las matriculaciones sufrieron el peor septiembre de la historia en España, cayeron un 32,2% y un 22% acumulado. Eso obliga a los constructores a revisar sus previsiones de producción a la baja. Seat fabricará 21.000 coches menos de los 400.000 previstos. Seat "no prevé una reactivación económica a corto plazo", explicó en una nota.

La filial de VW presentó ayer un ajuste de empleo temporal que tiene tres partes. La primera es mandar a casa a 750 trabajadores diarios entre noviembre y diciembre. La segunda, el paro de cinco días de la línea 1 (Ibiza) y 15 días la línea 2 (León y Altea). Los sindicatos estiman que cada día de paro en la línea 1 afecta a 1.970 trabajadores y a 1.980 en la 2. Los días que coincidan ambos se verán afectadas 4.700 personas. El ERE se alargará -tercera parte- hasta el 31 de julio de 2009 y afectará a 500 trabajadores diarios.

"Despidos habrá, pero ya veremos para quien", auguraba ayer un empleado en el cambio de turno del mediodía. Los corrillos no hablaban de otra cosa: "Aquí todos opinamos, la gente está muy preocupada por su empleo", explicaba Roberto Valette, de 42 años.

Quienes se mostraban más tranquilos en Martorell eran los trabajadores con amplia experiencia en la empresa, que han vivido "crisis mucho peores", en palabras de un empleado con 40 años en Seat. Los jóvenes, en cambio, no las tenían todas consigo, como Jorge, de 36 años: "La cosa pinta mal", informa Maiol Roger.

La compañía, que emplea a unas 14.000 personas, 10.000 en producción, pretendía parar la fábrica a cuenta de la bolsa de horas, la herramienta de flexibilidad que permite trabajar más o menos, percibiendo el mismo sueldo, en función de las necesidades de producción. Pero los sindicatos se negaron porque la bolsa está casi al límite: 28 días de 35. En cambio, el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, afirmó ayer en Sevilla que deberían haber primado las medidas de flexibilidad interna, informa Juan Méndez.

Las centrales, que el martes van a empezar a negociar con la mediación de la Generalitat, creen que la cuantificación del excedente del personal es excesiva y alertan de la repercusión sobre los proveedores.

El ajuste de Bridgestone afectará a 2.804 de los 3.362 trabajadores de los tres centros de Burgos y Vizcaya (Basauri y Galdakao). En toda España, emplea a 4.383 personas. El comité intercentros de la empresa (UGT, CC OO, ELA y USO) se reunirá el próximo lunes con la dirección para intentar llegar a un acuerdo. ELA ya ha anunciado que no lo acepta en una empresa cuyos beneficios "han aumentado un 200,10%" en 2007. La empresa aseguró que entre los afectados están un número importante de jubilados parciales, que "trabajan sólo el 15%" de la jornada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de octubre de 2008