Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bollywood, paralizado por una huelga indefinida

Los cuerpos mejor torneados de la India dejaron ayer de moverse en los platós. Ante las cámaras tampoco se cruzaron esas miradas de pasión habituales. Todo estaba desierto. Bollywood, la industria cinematográfica que más películas produce en el mundo, quedó paralizada por una huelga indefinida.

"Las condiciones de los trabajadores son inhumanas; las horas de trabajo, infinitas; y los sueldos, miserables". Así explicaba telefónicamente el porqué del parón el director Sudhir Mishra desde el aeropuerto, camino a uno de los festivales más importantes de Asia, el coreano Pusan. Mishra es independiente, pero como muchos de los actores y directores más famosos, apoya las demandas de 150.000 trabajadores de a pie: actores, bailarines y técnicos. En su opinión, a pesar de que el dinero de Bollywood no deja de crecer -vende más de 3.600 millones de entradas anuales y supuso para la economía india unos 2.500 millones de euros-, estas ventajas no se reflejan en las condiciones del empleado común.

"Tendría que ganar 500 rupias [7,70 euros] por una jornada de ocho horas, pero en realidad los mediadores se quedan con una buena parte y yo trabajo más de 20 horas sin descanso", cuenta Ravi, un iluminador. En los platós quedaron congeladas más de 100 películas. "No lo llamamos huelgas, sino movimiento de no cooperación, a lo Mahatma Gandhi", asegura Darmesh Tiwari, presidente de la Federación de Empleados del Cine de la India, que agrupa a 22 sindicatos. Los indios ansían que las luces de Bollywood se vuelvan a encender pronto.

Descubre la guía de la India de EL VIAJERO

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008