Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA retrasó 24 horas el pacto fiscal para quitarle protagonismo al PNV

La rebaja del Impuesto de Sociedades en Guipúzcoa cierra 20 meses de conflicto

Eusko Alkartasuna (EA) anunció ayer tarde un pacto fiscal con el PNV en Guipúzcoa centrado en la rebaja del Impuesto de Sociedades que ya estaba cerrado previamente y cuya existencia sus dirigentes habían negado de forma insistente a lo largo de toda la mañana. Los responsables de esta formación retrasaron 24 horas la confirmación pública del acuerdo para evitar que el PNV, su socio en la Diputación, capitalizase todo el protagonismo sobre la consecución del acuerdo fiscal tras 20 meses de desencuentros que llevaron al Gobierno foral a su mayor crisis en este mandato.

EA comunicó el acuerdo poco después de las 18.00, tras reunirse durante dos horas su ejecutiva guipuzcoana. Fue el único anuncio oficial, pues ni el PNV ni la Diputación lo hicieron. Por la mañana, tanto su presidente provincial, Iñaki Galdos, como su portavoz en Juntas, Joxan Rekondo, aseguraron que el acuerdo aún no estaba cerrado. Sin producirse ninguna nueva negociación entre ambos partidos durante toda la jornada de ayer, la ejecutiva de EA dio su conformidad pública pocas horas después a la rebaja del impuesto al 28% desde el actual 32,6%.

El pacto era ya una realidad hace varios días, según confirmaron a EL PAÍS distintas fuentes de ambos partidos. Pese a ello, los dirigentes de EA insistían ayer en negarlo para quitarse la responsabilidad de haber reventado el lunes un gran acto convocado por el grupo Gipuzkoa Aurrera, en el que su integrantes -MCC, la Kutxa, la Cámara de Comercio, la patronal Adegi y la propia Diputación- tenían previsto hacer público de forma solemne el acuerdo sobre el Impuesto de Sociedades para igualarlo al vigente desde el año pasado en las otras dos provincias.

El acuerdo se concretó hace una semana, pero faltaba el visto bueno de la ejecutiva nacional de EA. Ante la insistencia del PNV de anunciar el acuerdo por el lobby económico provincial y a continuación en el pleno de política general de ayer, la dirección guipuzcoana de EA trató de adelantar al viernes una reunión de urgencia de su ejecutiva nacional. La celebración ese día del pleno de política general en el Parlamento obligó a dejar la cita el lunes.

La comparecencia de Gipuzkoa Aurrera se retrasó hasta la caída de la tarde del lunes para dar tiempo a la cúpula de EA a ratificar el acuerdo. En la ejecutiva nacional hubo "división de opiniones", según admitió un representante de este partido, y se decidió dejar la decisión final en manos de Galdos y del diputado de Hacienda, Pello González.

Miembros de la dirección nacional de EA expresaron su descontento con el hecho de convocar un gran acto con los principales agentes económicos de Guipúzcoa para anunciar un acuerdo que aún no estaba ratificado por aquel órgano. "Nadie nos tiene que marcar los plazos", dijo un componente de la ejecutiva nacional, quien criticó la "precipitación" con que ha actuado el PNV en la escenficiación del pacto.

La decisión de EA también frustró la pretensión del diputado general, el peneuvista Markel Olano, de presentarlo en primera persona durante el pleno de ayer en las Juntas. Los socios del Gobierno se vieron las caras en esta institución, en cuyos pasillos se sucedieron escenas de cierta tensión.

El anuncio del pacto fiscal pone punto final a un largo periodo de desencuentros entre los dos socios nacionalistas que arrancaron en febrero de 2007 y tuvieron su momento crítico en diciembre pasado, tras la decisión de Olano de aprobar el tipo del 28% vía decreto foral y a espaldas de EA. La solución al problema de la desarmonización fiscal fue uno de los elementos centrales del acuerdo de gobierno que suscribieron al comienzo de esta legislatura Joseba Egibar e Iñaki Galdos, presidentes en Guipúzcoa de PNV y EA, respectivamente. Ambos asumieron entonces el compromiso de zanjar el problema en breve plazo. Sin embargo, el acuerdo no ha llegado hasta año y medio después y entre reproches cruzados.

El acuerdo supone fijar el tipo del Impuesto de Sociedades en el 28% con carácter general y el 24% para las pymes. La rebaja supondrá que la Diputación deje de percibir cada año 89 millones de euros sólo de ese tributo. EA defendió el carácter progresista del acuerdo, que incluye medidas para las familias y de tributación a las rentas altas, lo que le permite justificar su cambio de postura sobre el gravamen empresarial. Guipúzcoa trasladará ahora sus contenidos a la próxima reunión del Órgano de Coordinación Tributaria, en el que se sientan las otras dos diputaciones y el Gobierno.

El portavoz del PNV en las Juntas, Asier Aranbarri, valoró el pacto, aunque consideró que el día "idóneo" para anunciarlo hubiese sido el lunes en el acto de Gipuzkoa Aurrera.

Adegi: "Ejercicio responsable"

Los empresarios guipuzcoanos eran los principales paganos de la falta de un acuerdo político que reformase el Impuesto de Sociedades en esa provincia para equipararlo al existente ya desde el año pasado en Álava y Vizcaya, que es 4,6 puntos más bajo. La patronal provincial Adegi y otros agentes económicos guipuzcoanos habían reclamado durante los últimos meses en múltiples ocasiones la rebaja del tipo impositivo. Por ello, Adegi saludó ayer tarde el acuerdo cerrado como "un ejercicio de responsabilidad por parte de quienes tienen en sus manos la tarea de liderar Guipúzcoa".

En su primer comentario "de urgencia", la patronal muestra su confianza en que las medidas del pacto alcanzado puedan "ayudar a superar las consecuencias negativas de la difícil coyuntura económica", que las empresas guipuzcoanas no dudan en calificar como "la más difícil" de los últimos 15 años. Y concluye deseando que el acuerdo "supere los trámites que restan para su definitiva aprobación [su preceptivo paso por las Juntas Generales] y llegue a buen puerto".

Por la mañana, seis horas antes de que EA hiciese público el acuerdo alcanzado, el presidente de Adegi, Eduardo Zubiaurre, había aprovechado la presentación de un informe sobre la situación de la economía provincial para hacer un llamamiento a la clase dirigente de Guipúzcoa para que actuase con "altura de miras, visión a largo plazo y sensibilidad con la realidad empresarial".

Olano: "Fin a una etapa negra"

El diputado general de Guipúzcoa, el peneuvista Markel Olano, se felicitó ayer tarde del acuerdo fiscal alcanzado para rebajar el tipo del Impuesto de Sociedades al 28%. Tras conocer la decisión adoptada por EA, declaró a EL PAÍS que el pacto "pone fin a una etapa negra" marcada por los continuos desencuentros entre los dos socios nacionalistas en la institución foral. "No procede hablar de vencedores ni vencidos, porque eso va en contra de nuestra idea de fomentar la colaboración y el entendimiento. Huimos de las guerras y del enfrentamiento político", afirmó Olano.

A su juicio, en la larga discusión ambos socios han actuado "con seriedad y responsabilidad en un asunto que arrastraba muchos meses de debate". Olano considera el acuerdo "una magnífica noticia para Euskadi", puesto que representa alcanzar la "armonización fiscal" en los tres territorios. La rebaja al 28% dará seguridad jurídica a las compañías y acabará con "la incertumbre", además de "ofrecer un escenario fiscal para que las empresas guipuzcoanas sean tan competitivas como las de Álava y Vizcaya".

El diputado general recordó que la propuesta debe ahora superar el trámite en Juntas Generales, donde el PNV y EA necesitan el apoyo de otro grupo. Hasta ahora, el PP estaba dispuesto a respaldar dicha rebaja. Su portavoz, Regina Otaola, anunció que su partido apoyará el pacto si las medidas "son buenas para las familias". Aralar y EB adelantaron su oposición.

El acuerdo

- El tipo del Impuesto de Sociedades baja al 28% con carácter general y al 24% para las pymes.

- Nuevas deducciones por empleo e innovación tecnológica y no tecnológica.

- Aumentan las deducciones por descendientes.

- El plazo de reinversión en la venta de vivienda habitual se eleva de dos a tres años.

- Las rentas de cuidadores no profesionales de personas dependientes no tributarán.

- Se eleva el tipo del impuesto que grava a las Sociedades Patrimoniales.

- Incremento en un 1% del último tramo de la tarifa de IRPF (del 45% al 46%).

- Se mantiene, actualizado, el Impuesto del Patrimonio.

- PNV y EA debatirán la "posible eliminación o modificación" de la deducción de 400 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2008

Más información