Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CÉSAR MILLÁN | Experto canino | La colecciones de El País

"Todos podemos ser encantadores de perros"

César Millán, nacido en México en 1969, se define así mismo como un rehabilitador de perros y un profesor de personas. Este experto canino, más conocido como El encantador de perros, el nombre de la serie que emite Cuatro tiene un objetivo claro: que los dueños de un perro entiendan mejor a su mascota para que ambos sean más felices.

EL PAÍS empieza una colección de 25 libros DVD del programa que además incluyen contenidos inéditos escritos por especialistas, métodos y casos prácticos que enseñan a conocer, entender y adiestrar a los perros. El primer capítulo de la serie de El encantador de perros estará en los quioscos el próximo domingo 28 a un precio de 1,95 euros. Los siguientes se conseguirán, junto con el diario, cada sábado por 7,95 euros.

Pregunta. ¿Cualquiera puede ser un encantador de perros?

Respuesta. Sí, claro, todo aquel al que le guste el mundo animal puede ser un encantador de perros. Al menos esa es mi meta, que es algo tan sencillo como hacer felices a los animales. Y eso se consigue si les cuida en lo físico obligándoles a hacer el ejercicio adecuado a sus características, se les da comida y agua, se les cuida en lo psíquico y se les da afecto. Son cosas muy simples.

P. ¿Qué se recibe de un perro feliz?

R. Lo que todo el mundo desea de un ser humano: lealtad.

P. Pero no se puede equiparar el afecto canino con el de un humano.

R. El afecto de un perro es distinto y lógicamente no sientes lo mismo al abrazarle a él que a tu mujer. Pero el cariño que se puede lograr de ellos es muy importante, especialmente en ciertas culturas como la norteamericana, donde la gente centra todo su esfuerzo en la carrera y no tiene tiempo para su faceta personal. Allí a los perros les construyen camas y casas especiales, les dejan las herencias, les tratan diferentes doctores...

P. ¿Y si a los perros sólo se les da cariño y no se les ejercita en lo físico y psíquico?

R. Si falta cualquiera de esas dos facetas, no se les estará dando lo que necesitan y estarán maleducados. Entonces hablaremos de perros peleones, que ladran de más, agresivos, nerviosos, que muerden a otros, destrozan sofás, sillas...

P. ¿Y cómo se les cuida en lo físico, psíquico y emocional?

R. Depende de la energía que tengan los perros. Yo distingo entre los que la tienen muy alta o alta, que son los más adecuados para hacer trabajos de vigilancia, control de drogas y estar y trabajar en el campo, y los de energía baja o mediana, que son perfectos para la ciudad. Los primeros necesitan mínimo una hora de dedicación. Los más pequeños tienen suficiente con media hora diaria.

P. Y de una manera práctica, ¿cómo se le dan esas tres cosas?

R. Todo está incluido en el paseo o caminata. Durante ese tiempo hay espacio para el ejercicio, para el reto psicológico mostrándole quién es el líder y para el afecto, que se demuestra prácticamente en el hecho de dedicarle un tiempo a él. El perro, por ejemplo, en esa caminata sabe quién manda por la situación en la que esté la persona que le saca. Si la persona camina detrás, domina el perro. Y si es al revés, manda el humano, él es el seguidor. Los perros tienen que saber quién es el jefe. Por eso, la posición es muy importante. A veces, para los perros con mucha energía, es bueno ponerles una mochila con un peso extra, para que se cansen y agoten más. Si los perros no trabajan, se aburren. Gran parte del mando está en cómo se le pone la correa y tira de ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008