Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santander opta a ser capital cultural europea en 2016

Emilio Botín y Miguel Ángel Revilla defienden el proyecto

Una larga e incierta carrera comenzó ayer en Santander: la de convertirse en capital cultural europea en 2016. Larga porque está pendiente de algunas cribas, la más importante, en 2012. Incierta, porque tendrá que competir con otras 17 ciudades españolas que optan también a la capitalidad cultural de ese año. En 2012, serán designadas una ciudad española y otra polaca para igual fin, según el turno de la Unión Europea.

El patrimonio de la región servirá de sinergia convincente para la elección

Pero moral no falta. Por eso, ayer, en el Palacio de la Magdalena de Santander -sede de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo- se presentó un manifiesto para la candidatura cántabra. Tres personalidades la defendieron: Íñigo de la Serna, alcalde de la ciudad; Miguel Ángel Revilla, presidente del Gobierno regional y Emilio Botín, presidente del Grupo Santander.

Botín destacó la oportunidad de "altura de miras y apertura al exterior" que supone esta apuesta. De la Serna, joven valor del PP con aire y gancho gallardonista, celebraba y agradecía hasta a la oposición su "alianza para este progreso". Revilla fue más directo. Eufórico tras haber conseguido ayer frente a Valencia que Cantabria puje como sede europea de la iniciativa Colegios del Mundo, con su desparpajo mediático, insufló ánimo a los cerca de 500 asistentes al acto y lanzó un conocido grito de guerra que resultó contagioso: "¡A por ellos!", soltó.

La historia española de las capitales culturales no es muy larga. Desde que en 1985, Atenas se convirtiera en la primera ciudad designada, tres localidades han compartido ese compromiso en España: Madrid, en 1992, Santiago de Compostela, en 2000 y Salamanca, en 2002.

El apoyo del Banco Santander ha echado por tierra muchas reticencias y ha borrado los mayores escepticismos hacia la iniciativa. Fue significativo que el propio Emilio Botín defendiera ayer personalmente la candidatura. "Con este proyecto, Santander tiene la oportunidad de pasar de ser una de las mejores ciudades con oferta cultural de España a ser una de las mejores de Europa", aseguró el banquero. Para ello, según él, "hay que destacar el carácter de la ciudad impregnado de mar, paisaje e historia".

La ofensiva europea de la ciudad cántabra tendrá varios ejes. Uno de ellos, sin duda, será la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que este año ha celebrado su 75o aniversario. Pero el entorno más próximo también ayudará a la candidatura. El patrimonio de la región, con las cuevas de Altamira como uno de sus grandes referentes internacionales, o proyectos como el de la Fundación Comillas, dedicada a los estudios del español, servirán de sinergias convincentes para la futura elección de la ciudad frente a otras rivales fuertes como Córdoba, Málaga, San Sebastián o Cáceres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2008