Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU acusa a Irán de elevar su capacidad de enriquecer uranio

Teherán bloquea las investigaciones del OIEA sobre su programa nuclear

Irán sigue bloqueando las investigaciones del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) sobre el presunto objetivo militar de su programa nuclear. Así lo recoge el informe de ese organismo de la ONU publicado ayer. Además, Teherán, que insiste en el carácter civil de su plan y responsabiliza al OIEA de la falta de progresos, continúa ampliando su capacidad de enriquecer uranio, en contra de lo exigido por el Consejo de Seguridad.

El informe asegura que Irán tiene en funcionamiento 3.820 centrifugadoras (las máquinas en las que se enriquece el uranio), frente a las 3.300 que contabilizó el pasado mayo. Otras 2.000 están en fase de instalación. Eso le coloca aún lejos del umbral de fabricar un arma nuclear, si ése fuera su objetivo. De acuerdo con los datos del OIEA, Irán ha almacenado 480 kilogramos de uranio enriquecido a bajo nivel (menos del 5%) y, según los expertos, necesitaría 1.700 kilos para convertirlos en una cantidad suficiente de uranio altamente enriquecido (en torno al 90%) para una bomba.

"Lamentablemente, [el OIEA] no ha podido hacer ningún avance significativo con respecto a los presuntos estudios [...], que continúan causando grave preocupación", afirma el informe. Los "presuntos estudios" se refieren a las acusaciones de que Irán ha estado investigando sobre cómo fabricar una cabeza nuclear.

A pesar de que el OIEA ha presentado a sus interlocutores iraníes documentos que apoyan esas alegaciones, los responsables se han limitado a tacharlos de "invenciones" sin aportar datos que los desmientan, según el informe. Un portavoz iraní desestimó el trabajo del OIEA, al que exigió que cambie su enfoque y trabaje de forma "legal y lógica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de septiembre de 2008