Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El supuesto golpe contra Chávez se salda con cinco militares detenidos

Las escuchas telefónicas revelan planes para asesinar al presidente de Venezuela

Desde que sufrió un golpe de Estado en 2002 que duró 47 horas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, viene denunciando a menudo intentonas golpistas y planes de magnicidio. Pero ninguna de ellas se había saldado con mandos militares detenidos.

Y ninguna se había sustentado como ahora en una prueba concreta. En este caso, la prueba es una conversación telefónica difundida el pasado miércoles.

A consecuencia de esa charla, cinco militares se encuentran detenidos por estar supuestamente envueltos en un plan para derrocar -y eventualmente asesinar- al presidente.

"El objetivo es tomar el palacio presidencial", señala un general

"El único golpista es usted, presidente", declara el director de 'El Nacional'

El sábado, los presuntos implicados fueron presentados en audiencia por la Fiscalía General Militar. No se ha informado con precisión sobre qué delitos les fueron imputados, pero los oficiales quedarán detenidos preventivamente, repartidos entre la sede de la Dirección de Inteligencia Militar, ubicada en Caracas, y la cárcel militar de Ramo Verde, en la vecina ciudad de Los Teques, capital del Estado de Miranda.

Los implicados cuya identidad se conoce hasta ahora son el vicealmirante Carlos Millán Millán, el general de brigada de la Guardia Nacional Wilfredo Barroso Herrera y el general de brigada de la Aviación Eduardo Báez Torrealba, todos en situación de retiro. Entre los activos se cuentan el teniente coronel de la Aviación Ruperto Sánchez, comandante de la Policía Aérea de Maracay (capital del Estado de Aragua, principal sede de la Fuerza Aérea), el mayor de la Aviación Helímenas Labarca y el sargento técnico supervisor Joaquín Brito Lombardero. De este grupo, sólo sigue sin ser detenido el general Báez.

La acusación contra estos mandos se basa en una serie de conversaciones telefónicas que habrían mantenido el vicealmirante Millán Millán y los generales Barroso Herrera y Báez Torrealba, en las que abiertamente ventilan planes de asalto al palacio presidencial de Miraflores y hasta manejan la posibilidad de atentar contra el avión del jefe del Estado.

"Aquí el objetivo es uno solo: tomar el palacio de Miraflores, si el señor está allí", le comenta el general Wilfredo Barroso al vicealmirante Millán. Por su parte, al general Eduardo Báez Torrealba se le oye decir: "Una de las posibles acciones pudiera ser volarlo [el avión presidencial], capturarlo con aviones en el aire o con la tropa de infantería en el aeropuerto, cuando él [Chávez] esté llegando de viaje".

Los tres altos mandos, que alcanzaron importantes cargos en la Fuerza Armada hasta que fueron pasados a retiro, mencionan en sus conversaciones a los jefes militares activos que estarían comprometidos con la acción golpista.

El mayor de la aviación Helímenas Labarca fue recientemente miembro de la Casa Militar, organismo encargado de la seguridad de Chávez. Por tanto, garantizaría el conocimiento de los accesos al palacio presidencial de Miraflores y alrededores. El teniente coronel de la Aviación Ruperto Sánchez, comandante de la Policía Aérea de Maracay, garantizaría que se pudiesen organizar las operaciones de aviación necesarias en dicha base.

Las conversaciones atribuidas a los militares se difundieron en La Hojilla, uno de los programas de mayor audiencia del canal público Venezolana de Televisión.

Funcionarios del Gobierno han asegurado que el movimiento militar tenía apoyo de sectores civiles, incluyendo directivos de medios de comunicación social. Los señalados, como el director del diario El Nacional, Miguel Otero, han respondido diciendo que el supuesto golpe y magnicidio es otro episodio de la paranoia presidencial. También creen que la acusación sirve de cortina de humo para tapar el escándalo internacional que ha generado el juicio que se desarrolla en EE UU por el caso de los 800.000 dólares (unos 564.000 euros) supuestamente enviados por Venezuela para la campaña de la entonces candidata presidencial argentina Cristina Kirchner. "Respete, presidente. El único golpista es usted", ha declarado Otero.

Los conspiradores

- General de la Guardia Nacional Wilfredo Barroso (en retiro desde 2007).

- Vicealmirante Carlos Millán (en retiro desde 2006).

- Teniente coronel de la Aviación Ruperto Sánchez.

- Mayor de la Aviación Helímenas Labarca.

- Sargento Joaquín Brito Lombardero.

- El general de brigada de la Aviación Eduardo Báez (en retiro desde 2006) aún no ha sido detenido, pero participó en el supuesto plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de septiembre de 2008

Más información