Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Neira rechaza que la Comunidad se persone en el caso

El Gobierno regional quiere acusar al agresor pero puede acabar acusado

La familia de Jesús Neira rechaza de plano que la Comunidad de Madrid se persone como acusación popular en el caso. Fuentes cercanas a los allegados ven riesgo en ello, ya que creen que el Ejecutivo que preside Esperanza Aguirre puede convertirse en acusador y acusado si se llega a demostrar que hubo negligencias médicas al no detectarse el derrame cerebral que ha dejado en coma al profesor universitario. En cambio, los familiares sí ven con buenos ojos que en el proceso esté el Gobierno central a través del Ministerio de Igualdad, que ha anunciado que se personará en el caso.

La familia asegura que informó de que el hombre tomaba un anticoagulante

Jesús Neira fue atacado, supuestamente, por Antonio Puertas el pasado 2 de agosto. El profesor estaba echando gasolina en una estación de servicio de Majadahonda cuando vio cómo Antonio Puertas agredía a su pareja. Le recriminó su actitud y el hombre la emprendió a golpes con él, hasta que lo derribó dentro del hotel Majadahonda.

Los familiares de Neira creen que se han podido producir varias negligencias médicas, ya que el paciente visitó cuatro centros sanitarios antes de ingresar en el hospital Puerta de Hierro de urgencia el pasado miércoles 6. De esta forma, si se demuestra que los médicos que le atendieron en el Puerta de Hierro, el hospital de Móstoles y el centro de salud de Majadahonda no detectaron las graves lesiones que sufría el profesor, podrían ser imputados por un delito de negligencia médica. De ahí que, en ese supuesto, el Gobierno regional se convertiría en acusador y acusado.

Esta consideración ha tenido su reflejo en el procedimiento judicial. El magistrado sustituto encargado del Juzgado número 4 de Majadahonda, que instruye el caso, no ha dado el visto bueno aún a la personación de la Comunidad como acusación. Según fuentes del caso, está a la espera de recibir todos los informes de los servicios de urgencia. Estas fuentes no descartan que el caso se pueda dividir en dos. Por una parte, se investigaría el ataque al profesor, y por otra, las posibles negligencias médicas.

El director general de Hospitales de la Comunidad, Antonio Burgueño, ha declarado que se ha abierto una investigación sobre lo sucedido y que se tendrán los resultados la semana que viene.

El juez que lleva el caso prohibió el pasado miércoles a los abogados de la Comunidad que estuvieran presentes en la toma de declaración a Antonio Puertas tras su detención en Alicante.

Los allegados de Neira ampliaron el pasado lunes la denuncia al agresor a la vista de los graves daños que su ataque ocasionó al profesor el pasado 2 de agosto. La agresión ocurrió alrededor de las dos de la tarde. En un primer momento, a Neira le atendieron sanitarios del Summa. Después acudió al centro de salud de Majadahonda, donde le enviaron al hospital Puerta de Hierro ante la posibilidad de que tuviera lesiones más graves, que no fueron detectadas en ese examen médico.Cuando fue atendido en el Puerta de Hierro, recibió el alta y un parte de lesiones. En ese momento no le fueron detectados el edema pulmonar y el derrame cerebral que posteriormente le obligó a acudir de urgencias al hospital. Al día siguiente, el domingo 3, el forense del juzgado de Majadahonda estuvo viendo las lesiones del profesor. Este especialista es el encargado de redactar un informe para el caso.

El lunes 4, Neira regresó al hospital Puerta de Hierro porque se encontraba mal. Sufría dolores de cabeza y dificultades para moverse, según explica su esposa. Ésta y su abogado, Javier Castro, afirman que el profesor informó en todo momento a los médicos que le vieron de que estaba tomando Sintrón, un anticoagulante de la sangre que se prescribe para evitar que se produzcan trombos. El medicamento hace más líquida la sangre. Como consecuencia de ello, cualquier golpe o una herida pueden causar un hematoma. "Un simple análisis de sangre puede acabar con un hematoma enorme", explicaron médicos de urgencias.

Neira recibió el alta sin que los facultativos que le atendían le apreciaran lesiones graves. Al día siguiente, el martes 5, el profesor acudió al hospital de Móstoles. Allí ha sido siempre atendido de su dolencia cardiaca. De nuevo, no le hicieron las pruebas necesarias para determinar si sufría alguna lesión cerebral.

Neira se encontraba especialmente cansado la noche del martes. En lugar de irse a dormir a su habitación, se quedó en el sofá del salón, según fuentes del caso. La desagradable sorpresa llegó al día siguiente, cuando Neira fue hallado por su esposa, Isabel Cepeda, en el salón. La mujer llamó al Summa a las 8.30. Neira se encontraba inconsciente y en coma. Según comentó su esposa, los médicos no le dijeron que despertara cada cierto tiempo al paciente, una medida para comprobar su estado. Los facultativos que le atendieron en la casa detectaron una bajísima actividad cerebral. También tenía las pupilas anisocóricas (una dilatada, y otra, no), lo que significa un daño cerebral muy grave. Tras intubarlo y estabilizarlo, fue trasladado al Puerta de Hierro, donde le intervinieron quirúrgicamente.

Varios médicos consultados por EL PAÍS ven posibles irregularidades en la forma de actuar de los hospitales. En su opinión, los médicos deberían haber hecho un escáner y una resonancia magnética a Neira. Así se pueden detectar lesiones cerebrales. Hay varios factores que ya debieron hacer pensar que se podría dar el derrame cerebral. Se trataba de una persona que había recibido patadas y puñetazos en la cabeza. Además, en un momento dado dijo que había perdido el conocimiento durante la agresión y que sufría mareos. Y ya, por último, estaba siendo tratado con Sintrón. "Todos estos factores juntos son más que suficientes para hacerle el escáner", destaca un facultativo. "Son procedimientos de rutina que se deben hacer sobre la marcha. Se tarda muy poco en ello y evitan muchos problemas", añade otro médico.

Cuando el profesor acudió por segunda vez (el lunes 4) al Puerta de Hierro, ya presentaba unos síntomas bastante claros de que sufría una posible enfermedad grave, según los síntomas señalados por la familia y el abogado. "Una lesión de este tipo puede tardar algunas horas o días en salir, pero cuando ya vuelve al hospital con esos dolores demuestra que había algo importante. Hasta entonces ha podido estar larvado o más o menos oculto", afirman los médicos consultados.

¿Por qué no le hicieron un escáner a Neira? Según José Luis Casado, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, "es de suponer que porque no vieron datos objetivos". En general, sólo se practica esta prueba si se aprecian alteraciones neuronales evidentes. Eso sí, Casado asegura que "el Sintrón hay que tenerlo muy en cuenta en los traumatismos, por la facilidad de sufrir hemorragias".

En el caso de que, como asegura la familia, Neira hubiera contado en urgencias sus problemas cardiacos, que estaba operado, que tomaba Sintrón y que le habían dado una paliza que le había dejado inconsciente, Casado afirma: "Si me hacen ese relato, le habría ingresado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 2008