Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Que rompa el círculo de violencia y lo denuncie"

El portavoz del Poder Judicial anima a las mujeres a señalar a sus agresores

"Tenemos delante lo más negativo de la violencia de género". Así define Enrique López, portavoz conservador del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el caso del profesor Jesús Neira, en estado de coma tras ser golpeado por intentar proteger a una víctima de violencia machista que ahora defiende a su agresor. "Yo no le haría ningún reproche" porque "bastante está sufriendo", añade el magistrado, que también es miembro del Observatorio de la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ.

El portavoz del Poder Judicial afirmó que Jesús Neira podría declarar como testigo en un juicio contra el agresor, aunque animó a la mujer a la que intentó socorrer el profesor de la Universidad Camilo José Cela a ayudar a que "rompa ese círculo, acabe con eso y denuncie" el caso, en unas declaraciones previas a su participación en el seminario Medios de comunicación, administraciones públicas y violencia de género celebrado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Enrique López se mostró "convencido" de que la pareja de Antonio Puerta no ha hecho esas declaraciones en las que niega que hubiera agresión "porque las sienta", sino "por estar dentro de una espiral de violencia en la que lo asume como algo consustancial a su relación".

El alcohol, agravante

El magistrado mostró su apoyo a la propuesta de la Comunidad de Madrid de que el alcohol se considere agravante en lugar de atenuante en los casos de violencia machista. También defendió que deje de considerarse atenuante que el agresor confiese el asesinato de su pareja momentos después de cometer el delito. "La presunción de culpabilidad en este tipo de casos es altísima, por lo que no están ayudando a la justicia al entregarse", afirmó López.

La confesión es precisamente la atenuante más aplicada en los casos de maltrato, según señaló ayer el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Javier María Casas, en la clausura del curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 2008