Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida en Madrid la máxima responsable de las FARC en Europa

Las pruebas fueron halladas al buscar conexiones entre la guerrilla y ETA

Remedios García Albert, abulense de 57 años, fue detenida ayer por agentes de la Comisaría General de Información en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) como presunta responsable máxima para Europa de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), bajo las órdenes directas del dirigente Raúl Reyes. La policía española tenía conocimiento de sus vínculos con las FARC desde 2000, pero ha sido ahora cuando ha tenido pruebas de su implicación en la maquinaria criminal del grupo al conocer el contenido del ordenador de Reyes, muerto en una operación contraterrorista el 1 de marzo.

Tras conocer la detención, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, señaló que igual que ella, "caerán todos", informa Efe. "En la historia de la humanidad nunca un grupo terrorista ha sido capaz de derrotar a un Estado de leyes", subrayó.

Una delegación de la Comisaría General de Información había visitado Colombia para intercambiar datos sobre los nexos entre las FARC y ETA. Allí recibieron pruebas que incriminan a Remedios García, entre ellas más de 50 correos electrónicos que la arrestada intercambió con Reyes.

Su labor era, supuestamente, captar fondos y ayuda política para las FARC en Europa. Encubría su actividad a través de su vinculación con una ONG de ayuda a Asia, África y América Latina, OSPAAL, cuya secretaría ocupó hasta hace meses.

La policía ignora aún si ayudaba en la gestión del cobro de rescates de secuestros. Se espera que el material intervenido en su vivienda de San Lorenzo de El Escoria dé aún más pistas. Había documentación relacionada con la guerrilla, ejemplares de la revista Resistencia, órgano de las FARC en Europa y un ordenador con abundante información de actividades orgánicas y operativas del grupo. También se halló un pasaporte con viajes a varios países latinoamericanos, fundamentalmente a Venezuela, Ecuador y Brasil.

Después de que la Unión Europea incluyera a las FARC en su lista de grupos terroristas, en 2002, García pasó a realizar la labor en pro de la guerrilla con mayor discreción. Esto no impidió que los agentes de la Comisaría General de Información siguieran vigilándola. La supuesta dirigente utilizaba distintos nombres y dispuso de importantes cantidades de dinero para hacerlas llegar a otros representantes de las FARC, cumpliendo órdenes directas de Raúl Reyes. En 2007 viajó a los campamentos secretos de la guerrilla en Colombia, donde mantuvo reuniones orgánicas y operativas con altos cargos del grupo.

Sólo la caja de Pandora que ha resultado ser el ordenador de Reyes ha mostrado que no se trataba de una mera integrante de la guerrilla, sino de su embajadora en Europa. En cambio, nada hay por el momento que sustente la tesis de su participación en ese maridaje no fructificado, aunque sí concertado, entre las FARC y ETA. Su detención se ciñe exclusivamente a su papel delictivo contra la seguridad del Estado de Colombia. En todo caso, en la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de la Audiencia Nacional por mandato de su jefe, Javier Zaragoza, ya se apuntan indicios de que sí ha habido conexión entre ambos grupos.

El fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, recalcó en su reciente entrevista con Zaragoza, desplazado a su país, su convicción de que las FARC y ETA habían compartido sesiones de entrenamiento y pactado cometer atentados en España contra autoridades colombianas. Añadió que tenía pruebas y que las entregará a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de julio de 2008