Cartas al director
i

Aulas de acogida

Cerdanyola del Vallés, Barcelona - 23 jul 2008 - 22:00 UTC

Tras varios meses de debates y polémicas, sigo sin entender ni el sentido ni las ventajas de la propuesta del conseller Maragall de puesta en marcha de aulas de acogida fuera de los institutos. En el IES donde trabajo, hay un aula de acogida, que funciona muy bien. Allí están los alumnos recién llegados, que por su origen o su historial académico (a veces, inexistente) tendrían muchos problemas para seguir el curso en el grupo clase "general". En contra de lo que da a entender el conseller, en los IES ya existen esas aulas específicas, donde, pongamos por caso, un chico moldavo que no hable catalán ni castellano cursará todas o casi todas las asignaturas. No comprendo por qué el señor Maragall siempre omite esa información, que es relevante en este debate.

Lo que no entiendo es que esas aulas nuevas de acogida tengan que estar fuera de los IES, para mí eso dificultará la integración del alumno, porque crea una especie de "limbo temporal", al margen del sistema educativo en el que tendrá que progresar en el futuro, con alumnos todos ellos recién llegados, y porque no puede relacionarse con todos los alumnos de su edad, por ejemplo en las horas de recreo o en la entrada y salida del centro educativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50