Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El regreso de la ministra de Defensa

Chacón retoma el mando y anuncia el cese de toda la cúpula militar

La ministra desoye la recomendación de mantener al jefe del Estado Mayor

Seis semanas después de dar a luz a su primer hijo, Carme Chacón retomó ayer la cartera de Defensa, que había dejado interinamente en manos de su compañero de Gabinete Alfredo Pérez Rubalcaba. Y lo hizo demostrando que el permiso de maternidad no lo ha dedicado exclusivamente al cuidado de su bebé.

Acudió a la Comisión de Defensa del Congreso con un discurso de 70 folios, en el que desgranó durante hora y cuarto un rosario de medidas que constituyen su programa de Gobierno. Pero la más arriesgada de todas fue el anuncio de que procederá al relevo de la cúpula militar, "en las próximas semanas".

Es normal que la Junta de Jefes de Estado Mayor (Jujem) cambie al inicio de la legislatura. Pero no lo es tanto que lo haga sin que el ministro haya tenido tiempo de conocer a los generales y saber quiénes son merecedores de integrar su círculo de confianza. Por eso, su antecesor en el cargo, José Antonio Alonso, le aconsejó que mantuviera por un tiempo al jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el general Félix Sanz, aunque cambiase a los jefes de los tres ejércitos. La misma opinión expresó en privado el propio José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, Chacón dejó claro que no sólo relevará a los llamados jemes, sino también al Jemad, el único miembro de la cúpula militar presente en su comparecencia, cuando le agradeció los servicios prestados y dijo que esperaba contar con su colaboración "en el cometido que me propongo encomendarle".

Fue un gesto de autoridad pues, legalmente, a Chacón sólo le corresponde proponer el nombramiento de los jefes de los ejércitos, pero no el del jefe de la cúpula militar, reservado al presidente. Zapatero ha acabado cediendo al argumento de que mantener a Sanz, que ha cumplido ya cuatro años en el cargo, era sugerir que resulta insustituible o que en las Fuerzas Armadas no hay ningún otro capacitado para ese puesto.

Y no es irreemplazable, pero sí muy difícil de sustituir, como sabe el ex ministro Bono, a quien ayudó a capear crisis como la del accidente del helicóptero Cougar o la arenga del general Mena contra el estatuto catalán.

Lo primero que deberá decidir Chacón es si respeta la tradición según la cual los tres ejércitos se turnan al frente de la cúpula militar. Puede parecer absurdo que una ley no escrita condicione a una ministra que rompió todos los tabúes al convertirse en la primera mujer al frente de Defensa, pero paradójicamente lo primero puede resultar más difícil que lo segundo.

Si respeta la costumbre, el turno le toca al Ejército del Aire y, en ese caso, lo más fácil sería optar por su actual jefe, el general Francisco José García de la Vega, conocido como Gustavo. Sin embargo, esta elección tendría el inconveniente de diluir la imagen de que se abre una nueva etapa, con una nueva directiva de Defensa (anunciada ayer) y un nuevo equipo para aplicarla. Tampoco habría rejuvenecimiento, pues el general García de la Vega tiene la misma edad de Sanz: 63 años.

Si se salta el turno, el candidato mejor situado es el jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), el general del Ejército de Tierra Fulgencio Coll, a quien conoce Zapatero.

Chacón llamó este fin de semana a los miembros de la cúpula militar para anticiparles que anunciaría su cese en el Congreso. Fue un gesto de cortesía. Pero no les dijo una palabra más.

Candidatos a la cúpula militar

Fulgencio Coll Bucher. Teniente general. Jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME) desde enero de 2006. Ejército de Tierra.

José María Terán Élices.<7b> Almirante. Jefe del Estado Mayor Conjunto desde julio de 2004. Armada.

Felipe Carlos Victoria de Ayala. Teniente general. Jefe del Cuarto Militar del Rey desde diciembre de 2006. Ejército del Aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de julio de 2008

Más información