Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas señala el riesgo de caer en déficit si no hay un claro "ajuste"

Trichet insiste en que es posible una "ligera subida" del precio del dinero

La crisis alcanza de lleno a las cuentas públicas. Ante la situación de empeoramiento económico en España, "el objetivo presupuestario de 2009 parece que sólo podrá lograrse con un significativo esfuerzo de ajuste", según el Informe de las Finanzas Públicas de la Unión, presentado ayer por la Comisión Europea. La evolución del déficit público refleja claramente el deterioro del clima económico en España. Para el próximo año, Bruselas prevé que las cuentas públicas cierren con equilibrio presupuestario. Unos resultados peores que las previsiones del Gobierno, que apuntan a un superávit del 0,82%, según la revisión a la baja que acaba de hacer el Ejecutivo.

El vicepresidente Pedro Solbes asumió ayer el riesgo de caer en déficit. A preguntas de un diputado socialista en el Congreso, Solbes dijo no descartar que las cuentas se queden en equilibrio o incluso incurran en déficit "si el crecimiento es muy bajo".

Las cuentas de 2008 se basan en "un escenario optimista"

Para 2009, la Dirección General de Asuntos Económicos y Monetarios, responsable del informe, prevé que los ingresos crezcan alrededor del 4%, cerca del PIB nominal, "reflejando principalmente el declive de los impuestos indirectos y de sociedades por la contracción del mercado de la vivienda y los menos boyantes beneficios empresariales". En cambio el gasto crecerá en torno al 5,5%, en buena parte por los mayores costes asociados a la desaceleración económica, especialmente en desempleo.

El deterioro económico en las cuentas públicas ya ha empezado a materializarse. El Presupuesto para 2008, "basado en un escenario macroeconómico optimista", según Bruselas, preveía un superávit del 1,2%, cuando, según la Comisión, se limitará al 0,6%. La deducción de 400 euros en el IRPF destinada a trabajadores, autónomos y pensionistas se cita como una de las causas de la reducción del superávit.

La situación es bien distinta de la registrada en 2007, cuando el superávit alcanzado, del 2,2%, era muy superior al presupuestado (0,7%), debido a unos ingresos fiscales mucho más altos de lo esperado. A pesar de todo, el ritmo de la reducción de la deuda continuará hasta situarse en el 35,2% en 2009.

El informe de la Comisión considera que tras la mejora general de las cuentas públicas en la Unión ahora hay que poner el acento en la calidad, es decir, en gastar de manera más eficiente. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, ha señalado: "Los beneficios de unas sanas políticas fiscales son claros". Y añade: "La reducción del déficit y la deuda pública y la mejora general de la calidad de los Presupuestos permitirían a los Estados miembros liberar los recursos necesarios para estimular la innovación, la inversión, la educación y el empleo, lo cual a su vez permitirá hacer frente con más seguridad a los desafíos de la globalización y el cambio climático".

El peor panorama económico está muy vinculado a la explosión de los precios. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, manifestó ayer ante el Parlamento Europeo su determinación a mantener "el anclaje de los precios a largo plazo en torno al 2%". La máxima autoridad monetaria manifestó, como ya había anticipado, que consideraba "posible" una "ligera subida" de los tipos de interés el próximo 3 de julio. La inflación de la zona euro es del 3,7%.

Trichet dijo que el BCE está "en alerta máxima", vigilando "muy cerca todos los acontecimientos". El objetivo es evitar los llamados efectos de segunda vuelta, es decir, que las subidas del crudo y las materias primas se trasladen a otros productos y especialmente a los salarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 2008