El Banco de España pide una reforma rápida de las pensiones públicas

El gobernador reclama que las autonomías gasten menos para acortar el ajuste

El oráculo es, según el diccionario, la persona a quien todos escuchan con respeto por su mucha sabiduría. El gobernador del Banco de España ocupa tradicionalmente este puesto ya que esta institución pasa por ser la mejor informada del sistema y está obligada a velar por el buen funcionamiento de la economía. A través de su discurso y del Informe Anual, Miguel Ángel Fernández Ordóñez marcó ayer la senda de la que no se debería alejar el Gobierno y le puso algunos deberes. Sin embargo, nunca mencionó la palabra "crisis" y se decantó por "ajuste" o "desaceleración". Sin embargo, la Fundación de las Cajas de Ahorros se desmarcó de esa postura al asegurar que la contracción de la actividad económica "podría estar conduciendo ya a España a una recesión que puede ser intensa y duradera".

Funcas afirma que la economía está en camino de una recesión "duradera"
Vegara admite que "es posible" que España crezca ya sólo al 2%
Más información

Fernández Ordóñez no fue ni mucho menos tan pesimista, aunque subrayó los "importantes retos a los que se enfrentan las finanzas públicas españolas", entre los que citó el sistema de pensiones. "De no acometerse pronto reformas adicionales en los sistemas de pensiones, la sostenibilidad de las finanzas públicas resultará cada vez más costosa y difícil", apuntó Ordóñez. Esa reforma, en su opinión, debe ir por dos caminos: cotizar más años para recibir la misma pensión y complementar la aportación pública con ahorro privado.

La Fundación de Estudios Financieros y otras instituciones han reclaman iniciar ese camino. Hasta el momento, el Ejecutivo no ha pasado de tímidas reformas y este año toca la revisión del Pacto de Toledo. Además, el Gobierno debe presentar un informe a la UE sobre la salud del sistema.

Para cargarse de razones, el Banco de España advierte de que "la intensidad del ajuste está siendo más pronunciada de lo inicialmente esperado". Ordóñez considera que "la intensidad del ajuste y el tiempo" para recuperar la senda alcista "dependerán también del esfuerzo que hagan todas las Administraciones Públicas -en particular las comunidades autónomas, dadas las competencias que han adquirido en los últimos años- y los agentes sociales".

El gobernador pide evitar actuaciones discrecionales de aumento del gasto público o de reducción de impuestos "con una visión de corto plazo", en alusión los 400 euros. En otro momento del discurso, Fernández Ordóñez vuelve a insistir en hacer una mención "al esfuerzo de racionalización del gasto que han de hacer las comunidades autónomas en esta nueva etapa, ante la notable ralentización que se observa en la recaudación de tributos cedidos".

En su repaso de la situación, el Banco de España defiende la actuación del Banco Central Europeo en su política de tipos de interés, por la elevada inflación. El descenso de los precios no llegará hasta final de 2008 y se prolongará en 2009. En España, la inflación se situó en el 4,7% en mayo. La institución cree que cuando supera el 4% tiene varios efectos: caída del poder adquisitivo; bajada del consumo; incremento de la incertidumbre, y depresión del gasto empresarial.

Aunque los principales culpables de esta inflación son los alimentos y el petróleo, que se han disparado en los mercados internacionales, el supervisor pide reformas en España. La primera es el control de los precios de los servicios como un elemento para la mejora de la competitividad, un aspecto "crucial" para mejorar el sector exterior.

También aconseja que la brújula sea la estabilidad macroeconómica, para lo que cree que hay que mejorar la flexibilidad de los mecanismos de fijación de costes y precios. En este sentido, pide eliminar las trabas que entorpezcan la creación de empresas porque esta liberalización provocará que emerjan nichos rentables de actividad que generarán empleo, sobre todo en el sector servicios, tan alejado de la competitividad. También están pendientes de reformas los sistemas de contratación temporal y de negociación colectiva cuyas rigideces obstaculizan la moderación salarial.

El Banco de España dice que es urgente la transposición de la Directiva de Servicios, así como eliminar las restricciones del comercio minorista, "dado el papel crucial que desempeña". En el sector de la energía, Ordóñez opina que bueno "avanzar con rapidez en la extensión de la competencia a todos los negocios".

El mercado de la vivienda no podía quedar al margen del repaso. La reforma del mercado de alquiler es básica "porque serviría para atenuar la magnitud del ajuste inmobiliario, facilitando la reabsorción del exceso de oferta". Por último, al sector bancario le aconseja recortar gastos y cerrar sucursales porque ganarán menos en próximos trimestres.

Por otro lado, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, admitió ayer que "es posible" que la economía crezca ya sólo a una tasa interanual del 2%. Vegara, unas jornadas de Santander, precisó que ése era el ritmo de crecimiento que apuntaban los datos entre abril y junio, pero que no se trataba de un anticipo oficial, informa Alejando Bolaños. En el primer trimestre el PIB subió un 2,7%, lo que refleja el frenazo de la economía.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción