Primera oposición, la selectividad

Más de 7.600 jóvenes empiezan los exámenes para acceder a la universidad

Remedando a sus mayores, que compiten en ofertas de empleo público en estos días, centenares de jóvenes que han aprobado 2º de Bachiller daban ayer el último repaso nervioso a los apuntes, paseando, discutiendo en corrillos. Comenzaban los exámenes de selectividad en diferentes dependencias universitarias de Vitoria, Bilbao, Portugalete, San Sebastián y Eibar. Y no faltó la polémica, espejo de estos días de reivindicaciones: en el examen de Historia del siglo XX, sobre los nacionalismos, el tribunal introdujo en la parte práctica un texto del temario del siglo XIX. El error provocó el enfado de los alumnos, sobre todo los de Ciencias, que veían la jornada de ayer como un trámite. El tribunal accedió a que se resolviera el desliz con una exposición sobre el Estatuto de Estella de 1931 y la República.

El tribunal confundió de siglo un tema del examen de Historia

Era lo que faltaba para una jornada que había comenzado a las cuatro de la tarde con los nervios habituales en una convocatoria masiva. La tensión que se vivía hizo que, media hora después, más de uno llegase a su aula llorando. No en vano, los 7.607 alumnos, que se enfrentaron ayer al examen (el 54%, en euskera) buscaban la mejor nota para poder acceder a su carrera en la facultad o escuela que pretenden.

Es el caso de Daniel Sendino, del colegio de las Carmelitas de Vitoria, que quiere estudiar Medicina y que disfrutaba del descanso entre uno y otro examen con absoluto relajo. "Estaba todo el mundo como un flan, más por la tensión que tiene un examen colectivo que por la dificultad de la prueba". Todo hay que decirlo, Daniel hablaba después de la prueba de Lengua y Literatura, que en esta convocatoria ha sido relativamente fácil.

Los bachilleres se enfrentaron al artículo de José María Romera, titulado Estrellas, una reflexión periodística sobre los adultos que promocionan a sus niños en el mundo del espectáculo. "Nada que ver con el texto del año pasado, de Arturo Pérez-Reverte, en el que mutilaron un par de párrafos, lo que le hacía incomprensible", comentaban, satisfechos, los profesores de Carmelitas que habían acudido hasta la puerta de la Facultad de Farmacia a dar el último apoyo a sus alumnos.

Ajena al bullicio de sus compañeros, repartidos en grupos según los distintos centros, Jesica Quirola repasaba sola sus apuntes de San Agustín, Nietzsche y Ortega y Gasset. Jesica, del instituto Federico Baraibar, había preparado estos autores para la segunda parte del examen, en la que se debía elegir entre Filosofía e Historia. "Acabé el año pasado, así que he estudiado por mi cuenta para el examen, y lo cierto es que he notado la falta de disciplina", explicaba mientras repasaba sus apuntes. Por cierto, a Jesica le cayó San Agustín.

Una columna periodística, el nacionalismo, San Agustín y Wittgenstein

- "¿Era un artículo de opinión?". "¿Era un artículo de opinión, o no?", preguntaba una joven a otra a la salida del examen de Lengua y Literatura. Durante hora y media, 7.607 estudiantes tuvieron que analizar el texto Estrellas de José María Romera, una columna periodística. El comentario de texto era sencillo, sobre todo para los de Bachillerato de Artes o Humanidades; otra cosa, las preguntas de Lengua, como la que pedía definir las funciones del texto. "No era difícil, pero quizás nos ha faltado tiempo para completar la prueba", apuntaba Itziar Monteserín, de la ikastola Olabide.

- Felipe González ya es Historia. En la segunda parte del examen en la primera jornada, los alumnos podían elegir entre Filosofía (los menos) e Historia. Y en esta segunda materia, entre el siglo XIX y el XX. En el tema del XIX, la parte teórica estaba destinada a los Fueros y el Liberalismo. "El origen de las guerras carlistas, en fin", resumía un alumno a la salida. En el siglo XX, el tema elegido fue la transición política en el País Vasco, que concluye con la llegada al poder del PSOE. Felipe González ya forma parte de los libros de Historia, como recordó un profesor de las Carmelitas de Vitoria.

- La Filosofía, esa gran desconocida. "La mayoría de los de nuestra ikastola hemos elegido Historia", comentaba Gar, de Ikasbidea. Excepto su amiga Arantza, que optó por Filosofía y por el tema aparentemente más complejo: Ludwig Wittgenstein frente a Agustín de Hipona. "Nos han puesto el Tratado sobre la ética y luego nos han pedido que lo comparemos o con Kant, o con Nietzsche". "Menos mal que con nosotros no ha habido confusión de textos y que el comentario era en verdad de Wittgenstein", bromeaba Arantza ante el enfado de su amigo Gar, que sufrió el error en Historia.

- Hoy, las obligatorias. Los jóvenes que se presentan a la selectividad tendrán que enfrentarse hoy a las asignaturas obligatorias de sus correspondientes bachilleratos. Una jornada, en principio, más relajada. Aunque, a tenor de lo que ayer comentaban los que participaron en la selectividad en Vitoria, las verdaderas marías llegarán el viernes. "La opinión general es que los exámenes de inglés y euskera son un trámite", apuntaba Daniel Sendino que preparaba las pruebas de Matemáticas Química y Biología de hoy, mientras otros compañeros repasaban sus apuntes de Latín, Historia del Arte y Geografía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de junio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50