Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y PP, de acuerdo en la necesidad de un pacto educativo

Los expertos reclaman un pacto de Estado por la Educación entre los dos grandes partidos españoles que nunca llega. Pero el PP habla ahora de una estrategia nacional para la mejora del sistema, que "defina unas metas fundamentales", en palabras de la secretaria ejecutiva de Política Social, Ana Pastor: "Yo no quiero más leyes; lo que hay que hacer ahora es ponernos de acuerdo en aquellas cosas que son fundamentales y tirar para adelante", dijo ayer durante el noveno Seminario de Primavera de la Fundación Santillana.

Y si la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, ya ha declarado su predisposición a alcanzar un pacto, el nuevo director general de Formación Profesional, Miguel Soler, contestó ayer a Pastor durante el mismo seminario: "Viendo los programas del PP y del PSOE, creo que hay muchas posibilidades de llegar a un acuerdo".

Premiar la excelencia

Los problemas están claros: hay un 30% de alumnos que dejan de estudiar tras la ESO y lo que saben los estudiantes está lejos de otros países (véase el informe Pisa). Y entre las soluciones, siempre con distintos matices, tanto Pastor como Soler hablaron de evaluaciones externas, de incentivar a los profesores dándoles una carrera profesional o de la atención a la diversidad, sobre todo, de los inmigrantes. También de programas de apoyo temprano para los que van peor y de "premiar a los alumnos excelentes", en palabras de Ana Pastor, o de "programas de alto rendimiento", en palabras de Soler. Incluso, Pastor llegó a felicitar al Ministerio de Educación "por el esfuerzo que ha hecho por subir el umbral [lo máximo que puede ganar una familia para acceder a una beca], porque es un principio fundamental que tiene que haber igualdad de oportunidades en educación", dijo.

Con tanto punto en común, ¿qué les separa? Sobre todo se trataría de la cultura del esfuerzo y del mérito que, según el PP, no es posible si no se endurecen los criterios para pasar de curso -ahora se pasa con dos suspensos y, excepcionalmente, con tres en la ESO-. El PSOE, sin embargo, no confía en las repeticiones por sistema.

Pero al final, a la hora de la pelea política, las cuestiones que salen a la luz insistentemente son otras, como la religión, que lleva décadas impartiéndose prácticamente igual, o la Educación para la Ciudadanía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de mayo de 2008