Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evitar guetos en Cataluña exige trasladar al 46% de los alumnos

La concentración de alumnos inmigrantes en las escuelas de algunos barrios y centros catalanes sigue imparable y las administraciones catalanas -ni la Generalitat ni los ayuntamientos- han puesto medios suficientes evitarlo, según denunció ayer Rafael Ribó, el Síndic de Greuges, figura equivalente al Defensor del Pueblo. Para combatir los guetos y llegar a "una distribución plenamente equitativa", el 46% de los alumnos catalanes de primaria y el 35% en secundaria deberían cambiar de centro, según el informe que entregó al Parlament.

La Administración no ha permanecido impasible ante el boom migratorio en la escuela pública, pero "las políticas son insuficientes", según aseguró Ribó.

Margen de actuación

"Las medidas que se han tomado en ciudades como Vic, Olot o Mataró para repartir a los alumnos extranjeros demuestran que hay margen de actuación", contra la formación de guetos escolares, manifestó.

Los datos muestran que el 85% de los escolares inmigrantes se concentra en los centros públicos catalanes en la etapa que va de los 3 años a los 16 (al acabar la escolarización obligatoria).

El informe enumera propuestas para atajar los guetos. Una de ellas pasa por poner límite a la concentración y acabar con "la solución fácil" de ubicar a los inmigrantes en determinados centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de mayo de 2008