Los armadores amarrarán toda la flota española

La Confederación Española de Pesca (Cepesca) decidió anoche el amarre de toda la flota pesquera española (altura y bajura) en el mes de junio. Todas las patronales pesqueras acordaron, asimismo, convocar una gran manifestación pesquera este mismo mes en Madrid. Ambas medidas de presión se dirigen contra el Gobierno español, al que los armadores exigen un plan de ayudas que evite la bancarrota de las empresas.

Las principales empresas pesqueras españolas, en su mayoría gallegas, ya ofrecieron al Gobierno central el desguace de 142 buques de altura, pero a cambio quieren subvenciones y un nuevo modelo comercial que evite los bajos precios del pescado en las lonjas y en contraste con los precios de venta al público en los supermercados.

La convocatoria de amarre (cierre patronal durante una semana) está respaldada por 1.400 empresas con 550 buques de altura y 1.050 de bajura. Cepesca ha enviado convocatorias a todas las cofradías y sindicatos en un intento de lograr un 100% de respaldo del sector.

La decisión de protestar contra el Gobierno se produjo tras un tenso debate de tres horas en Madrid, entre las principales patronales pesqueras. La chispa que encendió la mecha fue la respuesta del Gobierno, a través del secretario general del Mar, Juan Carlos Martín Fragueiro, a la petición de apoyo económico y legislativo por parte de los empresarios.

Contra el Ministerio

Amador Suárez, presidente de Cepesca, considera que Martín Fragueiro no respondió al plan de viabilidad planteado por el sector. "Su carta no aporta respuestas claras, concretas, con plazos realistas y dotadas de un presupuesto", afirma Cepesca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La carta del representante pesquero del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino fue leída anoche ante la asamblea general permanente de Cepesca, donde se decidió que la respuesta del sector se dará en la calle.

Las tensiones internas del sector pesquero arrancan del mes de marzo, cuando una parte de los armadores ya pidió movilizaciones contra el ministerio. Cepesca actuó entonces de freno entre la bajura y los grandes armadores, al considerar que no debían realizar movilizaciones durante la campaña electoral para evitar la politización del problema. Los armadores de bajura de Galicia ya se movilizaron la pasada semana en Santiago.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS