La muerte de Leopoldo Calvo-Sotelo
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un artífice de la Transición democrática

Hoy es un día triste para todos los demócratas españoles, con independencia de su ideología.

Leopoldo Calvo-Sotelo no sólo fue un político inteligente, capaz, honesto y conciliador. Acompañando a Adolfo Suárez, fue uno de los pilares de la transición a la democracia desde la UCD.

Fue también un buen presidente del Gobierno que sirvió a España en un momento político de máxima dificultad. Hizo frente a la intentona golpista del 23-F y asentó con firmeza la democracia. En su labor de gobierno, tomó decisiones valientes y acertadas: la incorporación de España a la OTAN y la aprobación de la Ley del Divorcio.

Con más de 80 años, no quiso callar ante la ignominia y nos dio una lección de coraje cívico.

Más información
Zapatero inaugura la capilla ardiente de Calvo-Sotelo

Así, en estos últimos años, los españoles le vimos respaldar, en compañía de otros cientos de miles de ciudadanos, las manifestaciones de las víctimas del terrorismo contra la negociación política del Gobierno socialista con los terroristas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

España pierde a un político de primera, a un auténtico hombre de Estado. Descanse en paz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS