Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:AVELINO GUILLÉN | Fiscal supremo adjunto de Perú | El juicio contra Fujimori

"Fujimori autorizó la guerra sucia contra el terrorismo"

Avelino Guillén, fiscal supremo adjunto de Perú, pide una pena de 30 años de cárcel para Alberto Fujimori en el juicio contra el ex presidente como presunto autor intelectual de las graves violaciones de los derechos humanos ocurridas durante su mandato (1990-2000). "La responsabilidad de Alberto Fujimori consiste, básicamente, en que él conocía que se estaba formando un destacamento del Ejército con militares en actividad, que estaba ejecutando actividades ilegales", declara en una entrevista telefónica. "La decisión política de crearlo, para una guerra sucia, correspondió a Fujimori".

Las averiguaciones fiscales demuestran que el escuadrón de la muerte denominado Destacamento Colina, acusado de perpetrar las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), funcionó orgánicamente, dentro del Ejército, con la complicidad del Servicio Inteligencia Nacional (SIN), que dependía directamente de Vladimiro Montesinos, y, en última instancia del jefe de Gobierno.

La responsabilidad del ex presidente consiste en que conoció todo

Pregunta. ¿Cómo se está desarrollando el juicio?

Respuesta. Vamos alcanzando en forma paulatina los objetivos que nos habíamos trazado durante el proceso. Uno de ellos, acreditar la existencia de un equipo especial de inteligencia, que se conoció como Destacamento Colina. Eso era básico porque si nosotros trabajamos la tesis de una autoría mediata, de una organización, teníamos que demostrar que existía una organización. Segundo punto: hemos demostrado de una manera razonable, convincente, que ese equipo estaba insertado dentro de los aparatos de inteligencia y del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

P. ¿El Destacamento Colina participó en las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta?

R. Creo que hemos demostrado de manera razonable, y ha sido corroborado por una reciente sentencia de la Primera Sala Especial, que ese equipo especial fue el autor de las matanzas de la Cantuta y Barrios Altos, entre otros hechos de violaciones de los derechos humanos.

P. ¿Cómo participó Fujimori en todo ese entramado?

R. Para que esa estrategia de guerra sucia se ejecutara, era imprescindible una decisión política que correspondió al ex presidente Alberto Fujimori.

P. Él dice que impartió directivas, no órdenes.

R. Claro, lo que él plantea es, obviamente, una de las vías, pero aquí se trata de dos orillas diferentes. Existió, efectivamente, una estrategia oficial, una política de trabajar con las rondas campesinas, de acciones cívicas de apoyo a las poblaciones, de aislar a los grupos subversivos, pero de forma paralela y simultánea, existía una estrategia clandestina, que era una guerra sucia, que consistía en la eliminación extrajudicial de presuntos subversivos. Los ejecutores de esa guerra sucia, todos, han reconocido que ellos eran un grupo de aniquilamiento de ejecución. Ellos ubicaban, capturaban y eliminaban. Ellos nunca tuvieron un solo detenido.

P. ¿A cuántos mataron?

R. Inicialmente se les atribuye unas 60 muertes, pero parece ser que se ejecutaron otras operaciones, que no se pueden revelar porque están en fase de investigación.

P. ¿Montesinos comunicaba sus acciones a Fujimori?

R. La responsabilidad de Alberto Fujimori consiste, básicamente, en que él conocía que se estaba formando un equipo de inteligencia, que estaba operando en el país un destacamento del Ejército con militares en actividad, con armas, vehículos e infraestructura del Estado peruano, y utilizando instalaciones del Ejército para su entrenamiento físico y militar, que estaba ejecutando actividades ilegales. Y él permitió eso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de abril de 2008