Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LOYOLA SULLIVAN | Embajador de Canadá para la Pesca

"En los setenta había dos millones de focas; ya son 5,5 millones"

Cuando empieza la caza de focas, a Loyola Sullivan, embajador de Canadá para la Conservación de la Pesca, le toca viajar a Europa para defender la caza (él dice harvest, cosecha). Desde la Embajada de Canadá en París habló con EL PAÍS.

Pregunta. ¿Su viaje no es una muestra de mala conciencia?

Respuesta. Canadá no tiene mala conciencia. La caza de focas tiene 3.000 años, y el Gobierno se encarga de hacerla sostenible. La cuota de este año es de 275.000 focas, que representa el 5% de la población.

P. Pero ha subido.

R. La cuota ha aumentado frente al año pasado, pero es inferior a la de 2006. Para fijarla el Gobierno consulta a un equipo de científicos, que determinan la cantidad para que sea ecológicamente sostenible.

P. ¿Es ecológica una mortandad del 5%?

R. Canadá se toma muy en serio la sostenibilidad de las focas. La muestra es que en los años setenta había 2 millones de focas y ya son 5,5 millones. Las focas han desaparecido de la lista de especies en peligro de extinción.

P. ¿No peligra la especie si cazan las crías?

R. En esto los europeos están mal informados. Canadá prohibió la caza de crías, las llamadas pieles blancas, en 1987. Sólo se las puede cazar cuando han cambiado la piel, a los 10 o 12 días.

P. Pero la mayoría son jóvenes, de menos de un año, ¿no?

R. Sí, un alto porcentaje son ejemplares jóvenes, pero eso ocurre con la caza de todas las especies salvajes.

P. ¿Cómo controlan la cuota?

R. La caza está muy regulada. Los cazadores usan en su mayoría rifles de alta precisión, un tipo de munición especial y necesitan dos años para conseguir el permiso. Los barcos tienen que informar cada día de las capturas, y hay inspecciones.

P. ¿No las matan a palos?

R. Un 95% de las focas que caza Canadá se abaten a tiros.

P. ¿Merece la pena esa mortandad por unas pieles?

R. De las focas no se aprovecha sólo la piel. Su carne se come, y la grasa es rica en ácidos omega-3. Los cardiólogos están muy interesados en sus usos medicinales.

P. Con el calentamiento las focas están en peligro.

R. El calentamiento va a afectar a todas las especies. Somos los primeros interesados en que la población de focas no descienda. No queremos bajar del 70% de la población óptima. Ahora estamos en el 95%, y es la mayor de los últimos 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de abril de 2008