Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ensayo resalta que la democracia sólo arraiga en países ricos

"Si el sistema democrático es tan bueno, ¿cómo se entiende que se haya aplicado en un espacio de tiempo tan corto dentro de la historia y, de otro lado, que haya producido un número tan alto de fracasos?". Esta reflexión de Gabriel Tortella, catedrático de Historia Económica, en la introducción del libro La democracia ayer y hoy (Gadir), resume el espíritu de reflexión que animó a seis intelectuales españoles en una mesa redonda en la Universidad de Alcalá de Henares, origen de este ensayo. Además de Tortella, son autores del libro, que ha sido presentado esta semana en Madrid, los profesores Francisco Rodríguez Adrados, Francisco Javier Fernández Nieto, Luis A. García Moreno, Ignacio Sotelo y Joaquín Abellán.

El editor de Gadir, Javier Santillán, destaca que el libro pretende "reflexionar sobre la calidad de la democracia, en general, y de la nuestra en particular desde una perspectiva de varias disciplinas porque entre los autores hay un filólogo, un sociólogo, dos catedráticos de Historia Antigua y uno de Historia Económica". A juicio de Santillán, el debate sobre la democracia resulta más necesario en un país como España que cuenta con un sistema democrático joven después de una larga dictadura franquista y de prolongados periodos autoritarios durante los siglos XIX y XX.

Lectura para diputados

El editor de Democracia ayer y hoy, un ensayo que repasa la evolución democrática en el mundo desde la Grecia antigua hasta nuestros días, opina que el libro resultaría una lectura muy útil para parlamentarios y cargos públicos. "De cualquier modo", señala Santillán, "las aportaciones de los profesores plantean más preguntas que respuestas. Ahora bien, si tuviéramos que destacar un hilo conductor podríamos decir que la democracia sólo prospera en países o en regiones que cuentan con una situación económica favorable. Podríamos afirmar que sin bienestar económico, resulta muy difícil consolidar la democracia".

A pesar de que el apoyo interno a los regímenes de libertades es, a veces, más tibio de lo que parece, el profesor Tortella también concluye, al igual que el editor Santillán, que "los países sólidamente democráticos forman un conjunto casi idéntico con los desarrollados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de abril de 2008