Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia prepara un avión sanitario para el rescate de Ingrid Betancourt

El deterioro de la salud de la rehén de las FARC hace pensar en su liberación

Francia envió el viernes un avión sanitario a la Guyana francesa para atender la posible evacuación de Ingrid Betancourt, quien se encuentra desde hace seis años y un mes en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y cuyo estado de salud es muy precario. Después de más de 24 horas esperando en el aeropuerto de Matoury (cercano a la capital, Cayenne), el Gobierno francés decidió ayer ordenar el regreso del Falcon 900 a Francia.

Ahora la pregunta que se plantean muchos colombianos es: ¿Por qué Francia envió a la Guyana francesa la aeronave y lo dejó allí apenas un día largo? Inicialmente desde el país galo se había dado una explicación: "Está listo para intervenir en cualquier momento, en caso de que Ingrid Betancourt- ex candidata presidencial y ciudadana colombofrancesa- sea liberada". Las especulaciones, cada día más acentuadas, sobre su grave estado de salud llevaron al presidente Álvaro Uribe a prometer esta semana a las FARC que si la liberaban iniciaría el proceso para excarcelar a todos sus combatientes.

Un portavoz del presidente Nicolas Sarkozy explicó que el regreso del Falcon a Francia "no prejuzga en nada la evolución de la resolución de la cuestión de los rehenes", informa Efe. El funcionario indicó que la aeronave no podía "permanecer de forma eterna" en el departamento francés del Caribe.

El portavoz confirmó que el avión hacía el vuelo de retorno "sin nadie, aparte de la tripulación". Asimismo, insistió en que hay otro avión sanitario en un lugar que no precisó, que puede "despegar en cualquier momento" si hiciera falta para el rescate de Ingrid Betancourt.

Las preguntas continúan ahora flotando en el aire. ¿Hay algún canal directo de comunicación entre Francia y las FARC? Esta duda la plantea el analista León Valencia. Él siempre ha sostenido que Francia podría ampararse en la teoría de la "ingerencia humanitaria", para intentar un rescate por su cuenta y riesgo, sin el aval del Gobierno colombiano.

El ministro del Interior y Justicia Carlos Holguín Sardi, alcanzó a dar su apoyo al envío del avión a Guyana: "La cooperación internacional en la labor humanitaria tiene que ser bienvenida". Y afirmó que espera que a las FARC se les "ablande el corazón".

Entre tanto, el presidente Álvaro Uribe sigue jugando varias cartas. El sábado, en un consejo comunal en San José del Guaviare, capital del departamento de la Amazonia donde supuestamente se encuentra Betancourt, ofreció de nuevo jugosos beneficios a los guerrilleros que liberen a sus rehenes: 100 millones de dólares y viajar a Francia. Ese país, aseguró, está dispuesto a recibirlos. Pidió, además, a la fuerza pública ubicar a los rehenes y realizar un "cerco humanitario".

Sobre el estado de salud de Ingrid hay, por ahora, más rumores que certezas. Se dice que a un pequeño caserío, no muy lejos de San José, llegó a finales de febrero. "Dos de las FARC la sostenían para que no se desvaneciera", asegura el diario El Tiempo en su edición dominical. En el puesto de salud la habrían hidratado. Sólo una persona la vio y tuvo que refugiarse en San José por temor a represalias, afirma la versión del periódico.

Francia ha hecho todo tipo de gestiones para poner fin al largo cautiverio de Becancourt. En julio de 2003, envió a Brasil un avión militar para recogerla. Aterrizó en Manaos, ciudad situada en medio de la selva, sin pedir autorización al Gobierno de Brasil, lo cual ocasionó una crisis diplomática. Poco después, el Gobierno francés reconoció que había pecado de ingenuo.

Guerrilleros a cambio de rehenes

- En Colombia hay unos 1.700 guerrilleros de las FARC presos. El presidente Álvaro Uribe anunció esta semana que iniciará el proceso de liberación de todos los presos de las FARC si sueltan a Ingrid Betancourt.

- Las FARC poseen unos 700 rehenes que liberarán mediante el pago del rescate. Pero 40 sólo conocerán la libertad si el Gobierno acepta un canje por guerrilleros presos. Entre los canjeables hay cuatro civiles, 33 policías y soldados y tres contratistas estadounidenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de marzo de 2008

Más información