Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un diputado holandés cuelga en la Red un filme contra el Corán

El derechista Wilders acusa al islam de incitar a la violencia

Geert Wilders, el diputado holandés de extrema derecha cuyo Partido por la Libertad suma nueve escaños de los 150 del Parlamento, colgó ayer en Internet su polémica película contra el Corán. Titulada en árabe Fitna (Caos) presenta el libro sagrado del islam como un texto que incita al mal y a la destrucción apoyándose en las duras imágenes de los atentados del 11-S en Nueva York, el 11-M en Madrid y el 7-J en Londres. La cinta incluye escenas de una decapitación de un rehén. Sobre la imagen del libro, puede oírse un ruido de páginas rotas. El propio Wilders, que ha declarado que al menos la mitad del Corán debería destruirse "por fascista", puntualiza que son los propios musulmanes los que deben hacerlo.

"Es necesario echar de Holanda a todos los musulmanes", dice el parlamentario

La posibilidad de que Holanda sufra atentados o de que las exportaciones se vean afectadas ha acaparado la atención de los holandeses en las últimas semanas. El precedente de la ola de violencia desencadenada por la publicación de las caricaturas de Mahoma en la prensa danesa llevó al Gobierno de La Haya a pedirle a Wilders que se olvidara de su filme.

La coalición de centro-izquierda en el poder dejó claro que respeta la libertad de expresión, "pero no así los insultos contra la comunidad musulmana sin otro ánimo que la provocación". Fitna se cierra con el dibujo de un Mahoma con una bomba en el turbante, uno de los más polémicos firmados por artistas daneses. En la película del diputado holandés se sugiere que el artefacto explota.

Wilders, de 44 años, es ahora el líder de la extrema derecha holandesa. Una realidad incómoda en un país que sigue presumiendo de tolerancia, pero que ha vivido dos asesinatos políticos en la última década. El primero fue el de otro líder xenófobo, Pim Fortuyn, abatido por un ecologista radical. La muerte del cineasta Theo van Gogh a manos de un holandés de origen marroquí, conmocionó a la nación entera. Wilders está amenazado de muerte por los radicales musulmanes. A ellos les dedica frases como: "Es necesario echar a todos los musulmanes de Holanda y cerrar sus mezquitas y escuelas". También ha comparado el Corán con Mein Kampf, de Adolf Hitler.

La emisión de la cinta se retrasó porque ninguna cadena televisiva holandesa accedió a presentarla. Sus directores pidieron a Wilders un pase previo, pero él se negó asegurando que "cumplía con los requisitos legales y no quería recortes ni censuras".

Un proveedor privado de Internet, la segunda opción buscada, le retiró la oferta de presentarla por temor a represalias si contenía escenas o comentarios ofensivos. Al final ha tenido que recurrir a un servidor privado. De no haberlo hecho anoche, los jueces podrían haber retrasado aún más la presentación de Fitna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de marzo de 2008