Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Turbulencias en los mercados

EE UU reclama a los bancos que refuercen su capital

Paulson considera que deben corregir la gestión del riesgo

El Departamento del Tesoro de EE UU salió ayer a escena, de la mano de la Reserva Federal y los reguladores del mercado de valores (SEC) y de bonos (CFTC), para presentar una batería de recomendaciones con la que pretende reforzar los controles en el mercado de crédito, y tapar así las deficiencias que están detrás de las turbulencias en los mercados.

La Casa Blanca pide a las entidades que revisen sus políticas de dividendos

El secretario del Tesoro de EE UU, Henry Paulson, animó a las instituciones financieras a seguir reforzando el capital y revisar su política de dividendos. Pero advirtió de que la complejidad y la innovación del sistema financiero está haciendo muy difícil valorar los activos vinculados a hipotecas de alto riesgo o subprime, lo que está magnificando los problemas.

Paulson reconoció que no existe una solución única al problema. Por este motivo, el conocido como Grupo de Trabajo sobre Mercados Financieros, del que él es presidente, lanzó ayer una serie de recomendaciones para incrementar la transparencia y una mejor valoración y gestión del riesgo por parte de las entidades de crédito en Estados Unidos.

Para ello urge que se refuercen las reglas para la supervisión de las entidades hipotecarias, con un estándar a escala nacional. A las agencias de calificación les urge que hagan una distinción clara en su valoración entre los productos de riesgo y los bonos convencionales, además de publicar si hay un conflicto de interés por las inversiones que realizan en las firmas que examinan. Y pide a los bancos que identifiquen y corrijan los puntos vulnerables en sus prácticas e instrumentos de gestión del riesgo.

Se trata de un nuevo paso en el marco de las acciones lanzadas por la Casa Blanca el pasado mes de agosto, y algunas deberán ser plasmadas en leyes. Paulson dejó claro, sin embargo, que debe evitarse un exceso de regulación, porque eso puede crear nuevos problemas, hacer los mercados menos eficientes y dejar al margen del crédito a las personas que lo necesitan.

Y es que Wall Street no quiere hablar en este momento de nueva reglamentación y espera que en Washington se reconozca que hay una crisis bancaria, y salgan al rescate de las entidades con dinero efectivo para ayudarles a recomponer sus cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de marzo de 2008