Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de América Latina

Los chavistas desafían a Chávez

El presidente venezolano afronta críticas en su partido por el reparto del poder

A Hugo Chávez le quedan por delante cinco años de poder. Más tiempo del que dispondrá el presidente que salga elegido hoy en España. Pero el mandatario venezolano es ya lo que en Estados Unidos se conoce como un pato cojo, un presidente con fecha de caducidad. La Constitución le impide postularse para un tercer mandato. Tal vez por eso -o porque aún planea el recuerdo de la derrota sufrida en el referéndum del pasado 2 de diciembre, mediante el cual Chávez abogaba por una reforma en la que, entre otros cambios, se le permitiría presentarse indefinidamente a las elecciones presidenciales- el presidente de Venezuela afronta hoy importantes divisiones en sus propias filas. El desplazamiento de los tanques a la frontera colombiana sólo ha servido para sofocar la llama de la división por unos días.

En las elecciones internas del PSUV los críticos hablan de una derecha chavista

"Los principios del partido no son lo que diga Chávez", dice un militante

Hay dirigentes chavistas que se atreven a espetarle al presidente: "Con todo el cariño y el respeto, mi comandante, le pido que también me respete y tenga en cuenta que yo luchaba por la revolución antes de que usted emprendiera el proceso revolucionario". Ése es el caso del diputado chavista de la Asamblea Luis Tascón, de 39 años. Tascón es tan respetado entre los seguidores de Chávez como impopular para la oposición. Saltó a la fama cuando en febrero de 2004 publicó la lista de unos cuatro millones de personas que habían firmado la petición de la oposición de convocar un referéndum para revocar a Chávez y desalojarlo del poder.

Hoy en día Tascón se ha convertido en un abanderado contra la corrupción. Igual que muchos seguidores de Chávez, Tascón no acusa al presidente, pero sí a la gente de su entorno. Y en concreto a una persona: Diosdado Cabello, militar en la reserva, de 44 años. "Diosdado Cabello ha sido el que colocó ahí al anterior vicepresidente y al actual ", explica Tascón.

"Diosdado Cabello aparece como la segunda figura del país después de Chávez", explica el sociólogo Ignacio Ávalos. "Es gobernador del Estado de Miranda, uno de los más importantes del país, y se dice que ha acumulado una fortuna muy importante. En ciertos sectores radicales lo conocen como el jefe de la derecha endógena. Uno de los pilares del Gobierno es el del desarrollo endógeno, con productos propios. Así que la derecha endógena sería la derecha del chavismo. Diosdado tiene un discurso relativamente moderado. Sólo menciona la palabra socialismo y revolución lo indispensable para ser chavista. Tascón denunció un supuesto caso de corrupción en el que estaría implicado el hermano de Cabello y Chávez salió en su defensa y pidió expulsar a Tascón del partido".

Las elecciones internas que celebró ayer el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV) han servido para que en los periódicos y foros de Internet se publiquen nombres con los miembros de las distintas corrientes del chavismo. Un total de 87.467 militantes estaban convocados ayer para elegir entre 69 candidatos a las 15 máximas autoridades del partido. Los elegidos sólo ocuparán la dirección del partido de forma provisional, durante un año. Pero será un año clave porque dentro de ocho meses se celebrarán las elecciones para elegir alcaldes y gobernadores. Y la dirección del partido decidirá quiénes serán sus candidatos.

"Entre los chavistas de base hacemos bromas porque decimos que de un partido como el PSUV que tiene inscritos a cinco millones de personas al final sólo votan 87.000", señala el profesor de la Universidad Central de Caracas Javier Biardeau. "Son unas elecciones internas en las que no ha habido campaña interna. Las bases eligieron a unos mil candidatos a la dirección y el presidente depuró la lista y se han quedado 69, de los cuales saldrán 15. Ha sido un mecanismo poco democrático. La derecha endógena está tratando de consolidar como principios ideológicos del partido lo que diga Chávez, porque eso implicaría que no hay debate. Pero las bases aún pueden dar sorpresas", añade Biardeau.

El propio Chávez hizo hace dos semanas un llamamiento a la disciplina en una llamada a un programa de la televisión pública: "En los últimos meses, alentado por lo que ocurrió el 2 de diciembre [referéndum constitucional que perdió Chávez], se ha venido levantando la tesis del chavismo sin Chávez (...). Es una corriente absurda a estas alturas del proceso, que pretende sembrar dudas, abrir brechas, muros, divisiones. (...) La indisciplina nos ha hecho mucho daño. Hay gente que se autoproclama líder de una corriente y empiezan a hacer campaña y pasan papelitos. Yo voy a salirles al frente, a hacer una guerra interna contra la indisciplina".

La guerra contra Colombia terminó antes de haber empezado. La de la indisciplina ya comenzó.

Unas elecciones que acechan a la 'revolución'

El próximo noviembre se celebrarán en Venezuela unas elecciones vitales para el futuro del socialismo del siglo XXI que propugna Hugo Chávez. Se trata de los comicios para elegir a los 335 alcaldes y 23 gobernadores del país. Los ocho meses que aún quedan pueden parecer mucho tiempo. Pero para el chavismo es muy poco. Ahora gobiernan 300 alcaldes y 21 gobernadores chavistas. "Pero la oposición tiene opciones de ganar diez gobernaciones, y pueden ser las más importantes", indica el sociólogo Ignacio Ávalos.

"Si perdemos las alcaldías y gobernaciones más importantes sería el fin de Chávez", augura el diputado chavista Luis Tascón, quien se postula él mismo para la alcaldía de El Libertador, en Caracas, la de mayor peso en el país. "Pero si ganamos, Chávez puede verse con autoridad moral para sacar adelante una ley que le permita presentarse a unas nuevas elecciones presidenciales".

Mientras la oposición cuenta con poderosos candidatos en determinadas alcaldías y gobernaciones, el PSUV aún no ha elegido a los suyos. En los foros de debate chavistas se pide más eficiencia y transparencia en la Administración. "Nosotros recibimos en nuestro programa más de cien mensajes de texto al día", explica Enza García, presentadora del programa La Ventana de la radio pública de Venezuela. "Y la gente está ávida de participación, de protagonismo, de caras nuevas que vengan acompañadas de ideas nuevas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de marzo de 2008

Más información