ELECCIONES 2008

Los partidos llaman a votar para responder al asesinato de ETA

Los etarras matan de tres disparos a un ex concejal socialista de Mondragón - Zapatero y Rajoy suspenden la campaña y visitan por separado la capilla ardiente

A menos de 48 horas de la apertura de las urnas, ETA irrumpió ayer en la campaña electoral del 9-M con el asesinato a tiros de Isaías Carrasco, un ex concejal de 42 años del PSE-EE en Mondragón (Guipúzcoa). Los partidos democráticos reaccionaron unánimemente reclamando para mañana el voto masivo de los ciudadanos, pero fueron incapaces de articular una respuesta conjunta debido a las exigencias del PP en la reunión que sus representantes mantuvieron en el Congreso. Para escenificar la unidad contra el terrorismo, Zapatero y Rajoy visitaron por separado a los familiares y compañeros de la víctima en la capilla ardiente, instalada en el salón de plenos del Ayuntamiento de Mondragón, gobernado por ANV, que se negó a condenar el crimen.

"Vas a salir de ésta", dijo a la víctima su hija. El padre, en el suelo, movió la cabeza
Cinco años después de matar a Pagaza, los etarras asesinan a otro socialista vasco
Ibarretxe y la alcaldesa de ANV fueron increpados al llegar al hospital
Más información
PSOE y PP suspenden la campaña electoral
La llamada más temida
La venganza contra Zapatero
El PP mantuvo en campaña que aún había contactos
La pesadilla de todas las elecciones
Isaías vivía en Euskadi, ¿dónde viven ustedes?
El crimen de ETA interrumpe una campaña de firmeza contra el terror
Manos sucias
Votos frente a pistolas
Ibarretxe: "ETA ha perdido el norte y sobra"

El primer asesinato de ETA en Euskadi desde hace cinco años provocó la suspensión anticipada de la campaña electoral, que debía haber terminado la pasada medianoche, y la proliferación de las muestras de repulsa, mientras la izquierda abertzale demostraba su inmovilismo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con la sangre del ex edil aún caliente, Batasuna acusaba al PSOE de "haber rechazado la oferta del desarme global", mientras decenas de militantes de ANV se manifestaban por el centro de Bilbao pidiendo la abstención. El sindicato abertzale LAB "lamentaba" lo ocurrido a este trabajador afiliado a UGT.

La muerte de Isaías Carrasco -casado y padre de tres hijos, de 20, 17 y 4 años-, de tres disparos que le alcanzaron la zona izquierda del tórax y el cuello, se produjo a las 13.25 de ayer cuando entraba en su vehículo para dirigirse a su trabajo diario, en el peaje de la AP-1. Un terrorista, con barba y chaqueta negra, según un testigo de los hechos, se apostó delante del vehículo del ex edil y disparó cinco tiros que atravesaron el parabrisas.

La víctima tuvo fuerzas para salir del coche ante la mirada aterrada de una de sus hijas que había presenciado la escena desde una ventana de su casa en la calle Navas de Tolosa y que acudió a socorrerle junto a su madre, tras llamar a la Ertzaintza. Aunque su esposa le animaba diciéndole "vas a salir de ésta", Carrasco, moribundo, sólo pudo responderles moviendo la cabeza. Poco minutos antes de las tres de la tarde fallecía en el Hospital del Alto Deba a donde había sido trasladado.

En Málaga, al terminar el mitin de los socialistas andaluces, y en el propio escenario, Manuel Chaves le dio la fatal noticia a Zapatero, cuyo semblante palideció, aunque tenía que responder a las aclamaciones de los simpatizantes. Rajoy conoció lo ocurrido al término de un encuentro con las Nuevas Generaciones del PP en Madrid, y antes de salir de viaje a Sevilla.

En pleno vuelo de regreso a Moncloa, el presidente del Gobierno diseñó su estrategia ante el zarpazo etarra. Al igual que hace cuatro años, el terrorismo volvía a convulsionar unas elecciones generales en España.

Si en aquel 11-M, Aznar rehuyó la acción compartida con la oposición para dar una respuesta institucional al país, Zapatero invirtió la estrategia. Tras una llamada inmediata a Mariano Rajoy, ambos convinieron en escenificar una respuesta compartida al asesinato de ETA. Así se decidió el viaje a Mondragón a primeras horas de la noche, que cada uno de ellos realizó en avión privado, para acompañar a los familiares de la víctima.

Uno y otro lanzaron sus respectivos mensajes de condena. El presidente del Gobierno acusó a los asesinos de este "trabajador" de "interferir en la pacífica manifestación de la voluntad de los ciudadanos convocados a las urnas". Además, no desperdició la oportunidad de enviar un mensaje de futuro a ETA -de la que dijo que "está vencida y repudiada"- al advertir que sus miembros "serán detenidos como siempre y no tendrán otro destino que la cárcel".

Rajoy también pronosticó la derrota de la banda terrorista. Eso sí, tras afirmar que "hoy es un día de luto y todos debemos estar unidos y juntos contra ETA", añadió que "todo el mundo sabe lo que pienso", frase ésta que parecía recordar las críticas que ha lanzado su partido en materia antiterrorista durante toda la legislatura y con especial ahínco en esta campaña.

La visita conjunta a la capilla ardiente suavizó la tensión política que se había palpado en Mondragón. La alcaldesa de este municipio, Inocencia Galparsoro (ANV), fue increpada a su llegada al hospital por varios compañeros de la víctima, que le pidieron que se marchara. Las mismas voces increparon minutos después al propio lehendakari Ibarretxe a quien, en alusión al eslogan utilizado en esta campaña por el PNV, le espetaron: "¿En qué país vives tú para dejar que esto suceda?". El presidente del Gobierno vasco acudió acompañado por los líderes de los partidos que componen el tripartito: Íñigo Urkullu, del PNV; Joseba Azkárraga de EA; y Javier Madrazo, de EB.

Ya en Ajuria-Enea, Ibarretxe realizó una contundente declaración de condena y descalificación hacia ETA, huyendo "de una interpretación política que es lo que buscan los terroristas", a quienes dijo que producen "hastío" en la sociedad.

Los socialistas aparecían desolados en los pasillos del hospital de Mondragón. Especialmente su secretario general en Guipúzcoa y candidato al Congreso, Miguel Buen. Rápidamente tuvo el apoyo, entre otros, de Patxi López y Rodolfo Ares.

El PSE-EE vuelve a sufrir entre sus afiliados el golpe mortal de los terroristas. ETA mató ayer por primera vez en el País Vasco desde que, en febrero de 2003, acabara con la vida de Joseba Pagazaurtundua, jefe de la Policía Municipal de Andoain (Guipúzcoa), militante socialista y de la organización ¡Basta Ya!, cuando se encontraba en un bar de esta localidad. Desde entonces, los etarras han matado a otras seis personas.

Dentro de su dolor, el PSE-EE quiso jugar fuerte ante la celebración de la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Mondragón, reunida ayer por la tarde. Los compañeros de la víctima -concejal en la pasada legislatura y que en los últimos comicios también figuró en la candidatura como número seis- plantearon la condena del atentado, la instalación de la capilla ardiente en el propio Salón de Plenos de la Corporación, la convocatoria de una manifestación el lunes y, además, la dimisión de la alcaldesa. Antes de iniciar la sesión, se retiró esta última propuesta en un intento de facilitar el consenso del resto de partidos, excepción hecha de ANV. El partido abertzale (7 concejales) gobierna con el apoyo de IU-EB (3). En la oposición está PSE (4), PNV (4), EA, PP y Aralar, los tres últimos con un edil cada uno.

La estrategia dio resultado y provocó el aislamiento de los radicales. Ante la unanimidad de respetar el duelo decretado hasta el lunes, ANV ha decidido renunciar durante este breve plazo a sus responsabilidades en el Ayuntamiento de Mondragón. Más aún: la dirección de IU-EB anunció que da por roto este pacto de gobierno municipal.

En esta localidad de 23.000 habitantes, en cuyas paredes proliferan los carteles reclamando la abstención y donde en enero fueron detenidos los etarras Portu y Sarasola, la jornada de reflexión estará marcada hoy por el luto. Por la mañana, está convocado un paro de 15 minutos ante todos los ayuntamientos. Para el lunes, al día siguiente de las elecciones, está convocada una manifestación.

Un agente de  la Ertzaintza observa los impactos de bala en un coche junto al lugar donde fue asesinado ayer Isaías Carrasco, en Mondragón.
Un agente de la Ertzaintza observa los impactos de bala en un coche junto al lugar donde fue asesinado ayer Isaías Carrasco, en Mondragón.EFE

López a Rajoy: "No queremos volver a oír que traicionamos a las víctimas"

El líder de los socialistas vascos, Patxi López, interpeló anoche a Mariano Rajoy a la llegada de éste a la capilla ardiente instalada en el Ayuntamiento de Mondragón: "No queremos volver a escuchar al PP que traicionamos a las víctimas, porque es muy injusto", según manifestaron fuentes socialistas. Rajoy llegó al consistorio poco antes de las 23.30, acompañado por algunos dirigentes del PP vasco, entre ellos María San Gil. Y fue entonces cuando López abordó Rajoy, que no respondió, pero sí lo hizo María San Gil: "Eso no es verdad, eso no es verdad", dijo la presidenta de los populares vascos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS