Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GENERAL RAÚL BADUEL | Ex ministro de Defensa de Venezuela | Crisis andina

"Las razones de Chávez para ir a la guerra con Colombia son ficticias"

El general retirado Raúl Isaías Baduel, de 52 años, era amigo íntimo desde sus años de juventud del presidente venezolano Hugo Chávez. Fue uno de los tres miembros fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario con los que Chávez se juramentó ante un árbol famoso ya en la historia de Venezuela para emprender la regeneración del país.

Baduel no participó en el fallido golpe de Estado que su amigo lideró en 1992. Pero cuando Chávez, después de ganar las primeras elecciones presidenciales a las que se presentó, en 1998, sufrió un golpe de Estado en 2002, el comandante de la Brigada de Paracaidistas del Ejército Raúl Isaías Baduel dirigió la Operación Rescate de la Dignidad por la que Chávez fue rescatado del calabozo y restituido en el poder.

El ex general fue además ministro de Defensa de Venezuela desde junio de 2006 hasta julio de 2007. El verano pasado se retiró de las Fuerzas Armadas y desde entonces no ha cesado de criticar la deriva "despótica" dc quien un día fue su amigo. Baduel pidió el no para el referéndum que finalmente perdería Chávez el pasado 2 de diciembre. Ahora, Baduel critica sin tapujo la decisión que tomó el presidente Chávez el pasado domingo en su programa televisivo Aló presidente, cuando ordenó: "Señor ministro de Defensa, muévame 10 batallones hacia la frontera de Colombia de inmediato, batallones de tanques". [Venezuela anunció ayer la expulsión del embajador de Colombia y de todo el personal diplomático de su embajada en Caracas].

Más de cinco mil militares han emprendido ya su camino hacia la frontera con Colombia.

"[El anuncio del desplazamiento de los batallones por parte de Chávez] ha sido hecho ante micrófonos, como si fuera un reality show. Y ese anuncio proviene de alguien que se supone que los planes de movilización deben manejarse con reserva. Chávez quiere ir a la guerra como Mambrú: solo. Porque a la guerra no sólo van generales y almirantes. Van mandos medios, oficiales y suboficiales que razonan y saben que no ha habido una agresión contra nuestro país. Las razones son ficticias. Y el pueblo venezolano, del que las fuerzas armadas forman parte, lo sabe".

"Este incidente no ha sucedido con nosotros, sino con países vecinos", añade Baduel. "Chávez pretende importar el problema, pero no ha habido ninguna agresión a nuestro país, ni siquiera una amenaza cierta. Aquí no existe un adversario real. Como ministro de Defensa puedo dar fe de la responsabilidad con que el Ejército colombiano manejaba los asuntos de coordinación con Venezuela".

Baduel sostiene que con la decisión de desplazar militares hacia la frontera Chávez sólo pretende obtener beneficio político, dado que su popularidad pudo verse mermada tras la derrota del 2 de diciembre. Según la encuestadora venezolana Datanálisis, en enero la popularidad de Chávez bajó desde el 62% al 44%. La misma empresa indica que el principal problema para los venezolanos no es ya la inseguridad ciudadana, como venía sucediendo desde hace tres años, sino el desabastecimiento de productos básicos como leche, el azúcar y el queso.

"Prueba de que Chávez ha perdido apoyo popular", señala Baduel, "es que el Consejo Nacional Electoral aún no ha publicado los resultados finales del 2 de diciembre. Y todos los venezolanos saben que se había conformado una plataforma tecnológica apropiada para que esos resultados hubiesen sido publicados el mismo día de las elecciones".

Baduel asegura que Chávez está haciendo lo que ya había intentado en otras ocasiones: "Buscar el apoyo popular echando mano de un nacionalismo sesgado". El ex general carga también contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y contra el apoyo prestado por Chávez. "Además de sus asesinatos crueles, [las FARC] están relacionadas con el narcotráfico y reclutan a menores de forma forzosa. El presidente [de Venezuela] ha tenido éxito mediático queriendo presentar a este grupo irregular como una fuerza beligerante, pretendiendo borrar de la memoria lo que el pueblo colombiano ha sufrido. Pero no podemos olvidar lo que son estos grupos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de marzo de 2008