Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ELECCIONES 2008 | Campaña electoral

El PP se pone la venda

Los populares creen que las encuestas que dan perdedor a Pizarro están sesgadas porque los votantes nacionalistas y de IU valoran mal al PP

Los dirigentes del PP están convencidos de que su precampaña electoral ha sido un éxito. Pero ahora llega la hora de la verdad. Y el éxito de Pedro Solbes en el primer debate televisivo (ganó a Manuel Pizarro por 10 puntos, según la encuesta de Antena 3) dejó primero mudos a los populares. Mariano Rajoy ni siquiera citó el asunto en sus dos mítines de ayer. Pero, después de varias horas de silencio, el ex ministro José María Michavila, que acompaña al líder por España y es miembro del reducido equipo de estrategia, dio la primera tesis.

Expuso un razonamiento que ya se ha utilizado muchas veces para justificar por qué, pese a la igualdad que auguran las encuestas, Zapatero está mucho mejor valorado que Rajoy: los votantes de ERC, de IU o del PNV tienen buen concepto del presidente y malo del PP, pero eso a Zapatero no le va a servir para ganar las elecciones, insisten los populares, porque esa gente nunca le va a apoyar.

A Pizarro, según Michavila, le ha arrastrado el mismo efecto. "Un 37% (frente al 47% de Solbes) para una persona que hacía un debate por primera vez en su vida está muy bien. Con un 39% o 40% ganamos las elecciones", señaló. Los populares preparan así un argumento por si el resultado de la encuesta tras el debate Zapatero-Rajoy es similar, y admiten que el presidente "es un mal gobernante pero es muy televisivo", por lo que el cruce del lunes no será fácil.

Pero ésta no es una batalla entre el PP y el resto de partidos, sino entre el PP y el PSOE, insisten los populares. Quien logre más escaños, vencerá, y ya no importará lo bien que valoren los votantes de CiU o el BNG a Zapatero o a Solbes. Aznar, recuerdan, no tenía buena valoración y sacó una mayoría absoluta. Por eso Rajoy insiste en la frase clásica de Aznar: "Nosotros, a lo nuestro".

Y lo suyo es por ejemplo, arrebatar un escaño al PSOE en Ciudad Real, donde el líder dio ayer el primer mitin oficial de la campaña, después de la pegada de carteles en Cádiz. En esta provincia, tierra de agricultores y ganaderos, los populares necesitan recuperar una diferencia de 4.773 votos.

Lo suyo es, también, darle la vuelta a la imagen que más ha preocupado tradicionalmente al PP: la de aparecer como un partido crispador y bronco. En la exitosa campaña de las municipales, Rajoy insistía una y otra vez: "Yo soy un señor educado, de provincias, yo no crispo". Pero ahora, la confidencia de Zapatero con el periodista Iñaki Gabilondo, al que le dijo que su campaña necesitaba "tensión" y por eso él pensaba "dramatizar un poco", ha lanzado a Rajoy a la ofensiva. Rajoy trata de disipar todas las imágenes negativas del PP "Decían que estábamos solos, los que están solos son ellos, nosotros somos muchos más", dijo ayer ante más de 3.000 entusiastas en el mismo pabellón de Ciudad Real, donde pronunció su famoso "¡Viva el vino!". Rajoy también se concentra en pedir el voto a los socialistas desencantados: "El sentido común está por encima de las ideologías. España no es de derechas o de izquierdas, es nuestra nación", aseguró.

Rajoy en Ciudad Real

- "Decían que estábamos solos. Los que están solos son ellos. Somos muchos más".

- "España no es de derechas ni de izquierdas, es nuestra nación, más de 500 años de historia, un proyecto común".

- "Zapatero lo ha hecho muy mal. Se puede hacer infinitamente mejor".

- "Defendemos mejor España y la lucha contra el terrorismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008

Más información