Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alperi deja a Franco como "hijo predilecto" de Alicante

El alcalde emplaza a Etelvina Andreu a recoger 25.000 firmas

Alperi dijo no, pero improvisó una salida a su postura. El alcalde de Alicante se opuso ayer a una moción presentada durante el pleno por la portavoz socialista, Etelvina Andreu, para iniciar los trámites de retirada del título de Hijo Predilecto de la ciudad y de la medalla de oro del Consistorio, concedidos en 1940 a Francisco Franco. Pero, a renglón seguido, el alcalde emplazó al PSPV-PSOE a lograr 25.000 firmas de alicantinos censados para aprobar esta medida.

Durante la defensa de la moción, Andreu recordó que la moción se plantea en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. La propuesta no logró eco. El alcalde, que dijo que no le tienen que dar "clases de democracia" porque en los setenta mantuvo "reuniones clandestinas para traer la democracia", criticó una iniciativa que calificó de "oportunista" y de "electoralista". Y cuestionó que la ley afecte a este asunto o que el tema "preocupe a los alicantinos". Pero abrió una puerta a un cambio de actitud y garantizó a los socialistas que si logran 25.000 apoyos ciudadanos convocará un pleno y aprobará esta iniciativa.

La propuesta molestó claramente a los socialistas. El concejal Javier Macho consideró la "improvisada evasiva demagógica" del alcalde como un "desprecio" a los votantes del PSPV-PSOE. Los socialistas creen que pedir firmas para cumplir una ley es "en términos democráticos y jurídicos, una barbaridad de enormes proporciones".

Durante el pleno de ayer, por otro lado, representantes de cuatro asociaciones de vecinos se dirigieron mostraron su rechazo y preocupación por las actividades y los nuevos proyectos que se prevén instalar en el puerto de Alicante. Los vecinos lamentaron, por ejemplo, que la actividad de los astilleros implique emisiones de polvo de fibra de vidrio y fuertes olores o que las actividades de carga y descarga lleven a muchos vecinos "a vivir secuestrados" en sus viviendas. Tras las quejas, la edil socialista Aurora Gómez lamentó la conversión del puerto en zona industrial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2008