Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI prevé un fuerte ajuste en EE UU y Europa por las turbulencias

El crecimiento económico mundial será del 4,1% este año, ocho décimas menos que en la previsión de otoño, y la zona euro sólo crecerá el 1,6%

La crisis financiera ha obligado al Fondo Monetario Internacional (FMI) a revisar a la baja su previsión de crecimiento mundial para 2008, que deja en el 4,1%. Son ocho décimas menos que en 2007 y ocho por debajo de lo proyectado en otoño con el anterior método de cálculo.

La entidad descarta un escenario de recesión en Estados Unidos, aunque advierte de que el frenazo está siendo considerable. Y mete también la tijera a la proyección de crecimiento para la zona euro, que rebaja al 1,6%, con lo que queda una décima por encima a la estadounidense.

El organismo dice que las perturbaciones son "persistentes"

El economista jefe del Fondo descarta una recesión en Estados Unidos

El Fondo Monetario Internacional lo pone negro sobre blanco. Tras cinco años de sólido crecimiento a escala global, la expansión mundial se encuentra ahora en una fase de "moderación" por unas "perturbaciones" financieras que califica de "notables" y "persistentes". Los riesgos, añade, hacen que la balanza de las previsiones se incline claramente a la baja. Y se teme que la crisis salpique a los países emergentes si se reduce aún más la demanda interna en las economías avanzadas.

El origen de esta tensión está en el colapso de las hipotecas de alto riesgo o subprime en EE UU, y su impacto en las cuentas de los bancos. Jaime Caruana, director de mercados de capitales en el FMI, cree que "se ha producido buena parte del ajuste".

Sin embargo, precisó que los problemas persisten. Y en este punto advirtió de que la presión sobre los bancos puede afectar a la disponibilidad del crédito en EE UU y Europa.

Es la segunda revisión a la baja que hace el Fondo desde el estallido de la crisis financiera. En otoño proyectó un crecimiento mundial del 4,9% del producto interior bruto (PIB). El impacto de la crisis crediticia se cuantifica en tres décimas porcentuales. El resto de la corrección se debe a un ajuste técnico, por la actualización del método de cálculo del llamado "indicador de paridad de poder de compra (PPC)", que permite comparar la riqueza de las diferentes economías.

El economista jefe del Fondo, Simon Johnson, reconoce que la situación actual es "complicada", por la combinación de factores que están interviniendo a la vez: congelación del mercado de crédito, desaceleración en la demanda e inflación. Aunque evita hablar de una recesión en Estados Unidos. "Es difícil saber que pasará trimestre a trimestre", reconoció, "pero no creemos que el crecimiento esté particularmente cerca del cero".

Eso sí, Johnson dejó claro que hay "una pérdida de dinamismo" en el sector industrial e inmobiliario, así como una moderación en el empleo y en el consumo. El Fondo Monetario proyecta por eso un crecimiento del 1,5% para 2008, cuatro décimas menos a lo que anticipó en su informe de otoño, y se aleja del 2,2% con el que cerrará 2007.

Johnson calcula que las rebajas de tipos de interés decididas empezarán a sentirse a mediados del presente año y proyecta que el paquete de incentivos fiscales podría aportar hasta tres décimas al producto interior bruto.

La desaceleración también afecta a Europa occidental, donde, según el FMI, el crecimiento económico está perdiendo impulso y los indicadores de confianza de la evolución económica se deterioran. El organismo internacional prevé que la zona euro pasará de un crecimiento del 2,3% en el año 2007 al 1,6% en el ejercicio en curso. Con esto, recorta su previsión de otoño en medio punto y queda casi al nivel de la proyectada para la economía de Estados Unidos..

Los países en desarrollo serán así los principales motores de la expansión mundial, con una tasa de crecimiento de casi cinco puntos porcentuales superior al de las economías industrializadas. Aunque también en este caso el FMI se ve obligado a revisar a la baja sus datos, del 7,8% del año 2007 al 6,9% en el año 2008. Jaime Caruana no descartó que algunos países emergentes puedan verse afectados por la especial crisis crediticia y pidió a todos que se aprenda la lección de los pasados meses .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 2008