Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Fondo pone condiciones a los estímulos fiscales

Al FMI le preocupa el riesgo de un repunte de la inflación en Europa. Considera que la estrategia del Banco Central Europeo está siendo adecuada, aunque le invita a que sea flexible. "La zona euro está en una situación difícil, de desaceleración y alza en la inflación", remachó su economista jefe. Simon Johnson evita entrar en casos concretos y dice que es difícil predecir, con los datos disponibles, cómo se reflejará la coyuntura actual en países como España o el Reino Unido, donde en el pasado ya advirtió de los riesgos por un parón en el mercado inmobiliario.

Ante esta situación, el Fondo reconoce que los bancos centrales lo tienen difícil para encontrar un equilibrio adecuado entre crecimiento e inflación, que va en aumento desde mediados de 2007 por la espiral alcista en el precio del petróleo y al encarecimiento de los alimentos, sobre todo en los países emergentes. Por eso dijo que la inflación es algo que debe tenerse muy presente al actuar mediante los incentivos fiscales.

Sobre dicha vía, el FMI dejó claro que este tipo de estímulos al crecimiento, como el que quiere aplicar EE UU, deben ser temporales, estar bien definidos en sus objetivos y completar la acción de política monetaria, además de preservar el objetivo de consolidación fiscal a medio plazo. En el caso de las economías de la zona euro, el FMI cree posible que se pueda actuar por esta vía si las finanzas públicas de los diferentes países les dan margen de maniobra. "Es un buen momento para pensar bajo qué circunstancias deben usarse", concluye Johnson. En España, el PSOE ha prometido una rebaja de 400 euros por contribuyente si gana las elecciones, lo que supondría un 0,5% del PIB, menos de la cuarta parte del superávit público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 2008