Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sol en clave de sol

Un compositor dedica un disco de jazz y 'bossa nova' al metro

La primera vez se quedó con la boca abierta. Todos en el metro parecían llegar tarde a algún sitio. "Corre uno y corren todos", argumenta. Demasiado rumor, demasiada prisa, demasiado orden. A la derecha, fila parada. A la izquierda, los que suben escalones de dos en dos. El viajero que echa la cabezadita y despierta justo en su parada. "Alucinante, ¿no?". El compositor y concertista de piano Sergio de la Puente, granadino de 32 años, se mudó a la capital hace siete años. Llegó "casi como en las películas de Paco Martínez Soria", dice muerto de risa. Vamos, despistado. Y lo que más le impresionó de todo fue el metro. Tanto, que ha publicado un CD con 17 temas, Bajo la ciudad, dedicado al suburbano.

La portada reproduce la imagen de un andén solitario con un banco metálico. Incluye temas instrumentales de música sinfónica, jazz, bossa nova o flamenco y con títulos como Transbordo, Estación Mar de Cristal, Estación Sol, Final de trayecto... "Me pasé bajo la ciudad mis dos primeros años en Madrid, llevando currículos a todas partes". Se gana la vida componiendo sintonías para informativos y publicidad. Es el autor de la música de Canal Metro. Lo cuenta frente a un café, a 20 metros de la estación de Plaza de España. Explica que su mapa de Madrid es un plano del suburbano. "Así veía yo la ciudad, como paradas". Y el recorrido "como un viaje en el tiempo". Bajar por una estación perdida de un barrio obrero y salir a los 15 minutos en una calle lujosa.

Ahora que se siente medio madrileño -"mi ciudad favorita junto con Graná y Dublín"-, ha condensado esas emociones en su segundo trabajo tras El fuego vivido, un disco de 1999. Lo ha grabado con un crédito bancario y "gracias a favores de los colegas". Esos "colegas" son gente como Ara Malikian, el violinista armenio libanés que vive en Chueca desde hace 10 años. El artista se presentó para grabar en el estudio de Sergio de la Puente con gripe y sin haber ensayado. Bastó un pase. "Un sueño", asegura el compositor.

Otro sueño: grabar con una gran orquesta. El músico viajó a Eslovaquia para interpretar cuatro temas del álbum con la Orquesta Sinfónica de Bratislava. El disco incluye un DVD con tres videoclips e imágenes que resumen el proceso creativo de un año. "Me siento como si hubiera hecho un máster", añade.

Warner se encarga de la distribución: 3.500 copias de Bajo la ciudad. Y él ejerce de agente, con un CD bajo el brazo de un lado para otro. Igual que cuando repartía currículos por Madrid para conseguir encargos que le dieran de comer. Cuando baja al metro estos días, ya no se para. Corre con los que corren. Coge los papeles de publicidad sin mirarlos. Esquiva a la gente. Hace la fila lenta. "Es el lado oscuro del metro", vuelve a reírse. "Que te aliena".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de enero de 2008