Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Respuesta a Fernando Savater

He leído con gran interés la carta que Fernando Savater (Sofismas lingüísticos, 8 de enero de 2008) dedica a mi artículo La lengua como arma arrojadiza (EL PAÍS, 5 de enero de 2008). Por un lado, celebro que Savater, un verdadero referente para un modesto licenciado en Filosofía como yo, se distancie de los planteamientos de UPD respecto a la lengua común. Donde UPD dice que una lengua común es imprescindible como vehículo de entendimiento general y debate de las cuestiones que atañen a toda la comunidad, Savater simplemente la considera políticamente útil, que es cosa muy distinta. En otras palabras, Savater y yo estamos de acuerdo en que el entendimiento general y el debate de las cuestiones que atañen a toda la comunidad son posibles (aunque Savater no lo considere deseable) utilizando más de una lengua.

Por otro lado, me entristece que Savater me acuse de incurrir en sofismas, que es una técnica de argumentación que detesto especialmente. Desgraciadamente, su carta sólo señala un ejemplo, relativo a la enseñanza en lengua materna, que no sé si realmente merece semejante acusación. En el artículo digo que si Rosa Díez fuera consecuente debería defender la enseñanza en catalán / valenciano o euskera en Madrid para los ciudadanos interesados; ahora sabemos que Savater la defendería si algún día "hubiera una demanda suficiente", pero no está claro que el partido de Rosa Díez la vaya a defender en el Congreso.

Hablando de artimañas, lo que sí que me parece un sofisma indisputable es que el manifiesto de UPD reclame "el escrupuloso cumplimiento del derecho a la escolarización en la lengua materna, atacado y negado en varias comunidades", a sabiendas de que la Constitución española no reconoce tal derecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 2008