Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un asteroide puede chocar con Marte el 30 de enero

Los astrónomos se preparan para captar el impacto

Un asteroide, un cuerpo espacial de unos 50 metros de diámetro, se dirige hacia Marte a 48.000 kilómetros por hora y no se descarta que choque con el planeta. El impacto sería el 30 de este mes, a la altura del ecuador marciano y haría un agujero de casi un kilómetro de diámetro. Pero la probabilidad de impacto, según los últimos cálculos, es más bien baja, 3,6% o de uno sobre 28, pero los astrónomos siguen vigilando el viaje del bólido y calculando su trayectoria para mejorar la precisión. Si viniera hacia la Tierra, la cosa sería muy seria, pero como en Marte no hay nada que temer de un impacto así, los científicos, en vez de preocupados, se frotan las manos y sueñan con el improbable impacto.

Por si acaso, los especialistas están ya haciendo planes: con tres satélites de observación funcionando en la órbita del planeta rojo y un par de robots en el suelo, el choque del asteroide sería una oportunidad de oro para verlo de cerca. Los satélites en activo son el Mars Odyssey y el Mars Reconnaissance Orbiter, de la NASA, y el Mars Express, de la ESA. Los vehículos sobre el terreno son el Spirit y el Opportunity, también de la agencia estadounidense, y aunque ambos están en regiones ecuatoriales de Marte, se ha descartado que les pueda caer cerca el asteroide.

"Un impacto que pudiéramos presenciar y seguir con el Mars Reconnaissance Orbiter sería realmente espectacular, y nos podría decir mucho del subsuelo oculto de Marte, incluso podría ayudarnos a encontrar rastros de vida o de moléculas relacionadas con la vida", ha declarado, con mucho optimismo, John Rummel, científico de la NASA.

El asteroide fue descubierto en noviembre de 2007 por el programa de observación celeste Catalina, desde Tucson (Arizona). Se bautizó como 2007-WD5 y al principio parecía que la probabilidad de choque con Marte era muy baja. Al afinar los cálculos, el deseado impacto se fue haciendo más probable.

La atmósfera de Marte es mucho más tenue que la terrestre, de manera que allí, a ras de suelo, es similar a la de la Tierra a 20 kilómetros de altura. Por ello, el asteroide no explotaría en el aire. "O bien llegaría al suelo casi intacto haciendo un gran cráter único, o se rompería y generaría un grupo de cráteres", ha explicado a Space.com Mark Boslough, experto en dinámica de colisiones del Laboratorio Nacional Sandia, en Nuevo México.

"Estimamos que un impacto como sería éste se produce en Marte una vez cada 1.000 años aproximadamente", ha dicho el astrónomo Steve Chesley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2008