David Irving sostiene que Hitler ignoraba los campos de exterminio

El historiador británico David Irving pronunció ayer una polémica conferencia en la librería Europa de Barcelona. Lo hizo a sabiendas de que la charla sería grabada por los Mossos d'Esquadra. La Fiscalía había ordenado a la policía que actuara de inmediato en el caso de que Irving -historiador revisionista del Holocausto y del régimen nazi- cometiera algún delito de opinión. El material será entregado al juzgado en las próximas horas. Irving habló, además, rodeado de fuertes medidas de seguridad. En la calle, un centenar de jóvenes antifascistas trataron de boicotear el acto.

Irving no acabó detenido, pero ante una treintena de asistentes -la mayoría, periodistas- soltó todo tipo de lindezas. El historiador admitió que los nazis habían matado a "entre dos y tres millones de judíos". Pero eximió a Adolf Hitler de toda responsabilidad: "No se ha encontrado ninguna prueba documental que indique que [Hitler] sabía lo que pasaba en los campos de concentración", comentó este hombre, autor de más de 30 libros, que ayer vestía traje negro con raya diplomática y una corbata fucsia que sobresalía por debajo de su chaleco.

El historiador vivió la jornada como un "ataque" a su libertad de expresión y defendió la "verdad" de sus libros: "Sólo explico lo que encuentro en los documentos", dijo con un ejemplar de su último libro, Encarcelando opiniones. "No soy antisemita, soy patriota", insistió. En esto le echó una mano el dueño de la librería, Pedro Varela: "El lobby israelí utiliza la espada de Damocles del Holocausto para que le perdonen los pecados del régimen sionista. Y esto no es una frase antijudía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 15 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50