Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSU SIERRA | Director del Instituto de Evaluación

"Sería suicida hacer un examen en una lengua que no se domina"

Desde que se publicaron los resultados del informe PISA, el director del Instituto Vasco de Investigación y Evaluación Educativa (IVEI) y coordinador de ese estudio en Euskadi, Josu Sierra (Bilbao, 1957) ha tenido unos días ajetreados. El hecho de que el 86% de los alumnos que se han sometido a la prueba la hicieran en castellano, su lengua materna, y el resto en euskera cuando la matriculación real es justo al contrario ha disparado las críticas de la oposición que hablan abiertamente de manipulación en los exámenes. Sierra explica que lo normal es que los alumnos se examinen en su lengua materna, ya que el euskera es la lengua en la que están aprendiendo, pero no dominan.

Pregunta. ¿Hasta que punto el hecho de que la mayoría de alumnos se examinen en castellano cuando estudian prácticamente todo en euskera no desvirtua el resultado final de la evaluación?

"Aunque no tengan el nivel de euskera, sí lo adquieren en el resto de materias"

"Un alumno de tercero de ESO no tiene el nivel de un euskaldun de Leitza"

Respuesta. No puede desvirtuar nada. Lo mismo que hacemos nosotros lo hacen otros países con los alumnos de inmersión, como Canadá o Hong-Kong con los alumnos que estudian en inglés, a pesar de que todos son chino-parlantes. Y hacen la prueba PISA en chino porque el nivel de inglés que tienen es medio y después les van a comparar con los nativos que hablan inglés, es decir, con los que han hecho la prueba en Londres. Cumplimos rigurosamente todos los requisitos de PISA y si no que responda el Ministerio de Educación.

P. ¿Cómo eligen la muestra de alumnos?

R. La muestra de centros viene hecha desde Australia. Cuando tenemos los nombres de los centros, un sistema informático elige los alumnos de forma aleatoria. Una vez vista la muestra preguntamos la lengua materna de los alumnos y en función de eso se les da la prueba. Cada país decide en qué lengua aplicar el examen. En 2003 se hizo exactamente igual. Sería suicida pretender aplicar a alumnos que no tienen un alto nivel de euskera una examen a nivel internacional en un idioma que no dominan.

P. Pero resulta una contradicción que los alumnos que se han examinado en castellano lleven estudiando todo en euskera durante toda su vida escolar. Da la sensación de desconfianza en el sistema.

R. Para nada. Una cosa es los años que lleve estudiando en euskera y otra el nivel de euskera que tiene ese alumnado. Lo que no entiendo es que la gente que dice que no hay que poner un nivel B2 porque les parece mucho, ahora dicen que a esos alumnos con nivel bajo de euskera hay que ponerles a hacer las pruebas internacionales más complicadas del mundo, como PISA, en euskera. ¿Si no saben el suficiente euskera cómo van a realizar una prueba de la exigencia de PISA en euskera? A no ser que lo que se quiera es que los alumnos fracasen para decir que el sistema no funciona.

P. ¿Y porque no se aplica el mismo criterio del idioma de los progenitores a la hora de planificar la oferta de los modelos, dando mayor preponderancia a la enseñanza en castellano?

R. Porque los padres han dicho que quieren que sus hijos aprendan euskera. Y eso es lo que está haciendo el sistema educativo. Lo que se está consiguiendo es que los alumnos aprendan euskera, ciencias, matemáticas y sepan castellano mejor que la media española. ¿Dónde está el problema?

P. Pues en que no resulta lógico que el 86% de los alumnos haga la prueba en castellano, un idioma en el que no estudia.

R. Tienen que hacer el examen en castellano porque su nivel de euskera es todavía bajo. Y es bajo porque el actual sistema de modelos no garantiza que tengan un alto nivel. En los próximos diez o doce años la dinámica se mantendrá porque la reforma de los modelos aún no habrá surtido efecto.

P. La percepción es que se va demasiado rápido en los ritmos de euskaldunización.

R. Al contrario, vamos demasiado lentos.

P. Un alumno que lleva 15 años estudiando todo en euskera, ¿sigue siendo un aprendiz del idioma?

R. Claro. Al finalizar la etapa obligatoria, ni siquiera alcanzan en muchos casos el nivel B2, que es el de aprendiz. Y la oposición no quiere establecer ese nivel.

P. Pero el mensaje para los padres castellanoparlantes resulta preocupante cuando ven a su hijo estudiar integramente en euskera y que al finalizar la enseñanza obligatoria no domina el idioma y, por lo tanto, es posible que tampoco las ciencias o las matemáticas que se las han impartido en ese idioma.

R. Los padres deben estar absolutamente tranquilos. Lo que tienen que ser conscientes es de que un alumno que está en tercero o cuarto de la ESO no tiene ya el nivel de un euskaldún de Leitza. Eso es imposible. Lo que está garantizado, y así se ha demostrado con PISA, es que sabe las mismas ciencias y matemáticas que un individuo que está estudiando en cualquier comunidad española. Por ejemplo, los alumnos del modelo D público y B y D concertado han quedado por encima de la media de la OCDE en ciencias. Los padres no tienen que tener ninguna preocupación al respecto. Yo les tranquilizaría diciéndoles que sus hijos puede que no terminen con un alto nivel de euskera y por eso se quieren cambiar los modelos, pero en el resto de materias tienen un alto nivel, superior en algunos casos al de otras comunidades.

P. ¿Es posible que un alumno que estudia ciencias en euskera acabe con un nivel alto en esa materia cuando los profesores le explican las cosas en un idioma que no domina?

R. Adquiere los conocimientos perfectamente. El problema es la lengua de la prueba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2007