Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ataque a los juzgados de Ondarroa obliga a su traslado

Los cuantiosos daños causados en los juzgados de paz de Ondarroa a consecuencia del ataque con cócteles molotov, ocurrido en la noche del miércoles obligarán al traslado de sus servicios a un local municipal. La decisión se adoptó tras la visita que el viceconsejero de Justicia del Gobierno, Josu Sagasti, realizó a las instalaciones atacadas para valorar los daños. Sobre el terreno, señaló que los libros de registro se han salvado.

La explosión de estos artefactos caseros provocó un incendio que afectó a la puerta y al mobiliario del local. También al cajero automático contiguo de una sucursal del BBVA, que fue rociado con líquido inflamable, según precisó Interior.

La Gestora que gobierna el municipio condenó el ataque y lamentó las molestias que provocará a los usuarios. Añadió que la sociedad demanda vivir en paz y que quien produce estos estragos "no puede estar a favor de esta nación".

[El sindicato LAB realizó ayer en San Sebastián una concentración en protesta contra la Constitución. En el acto, su secretario general, Rafa Díez, afirmó que lo que demanda la sociedad vasca es "diálogo y negociación"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2007