Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército turco entra en el norte de Irak para atacar a la guerrilla kurda

Los militares aseguran haber matado entre 50 y 60 combatientes del PKK

El Ejército turco penetró ayer en territorio iraquí para combatir a un grupo de más de medio centenar de rebeldes del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). "A fecha 1 de diciembre de 2007, al sureste del distrito de Çukurca, de la provincia de Hakkari y dentro de los límites de Irak, fueron descubiertas entre 50 y 60 personas del grupo terrorista PKK. Como resultado el grupo sufrió un importante número de bajas", explicó el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas turcas en un comunicado en su página de Internet.

Alrededor de 100 soldados de las fuerzas especiales turcas, apoyadas por entre cuatro y seis helicópteros y un intenso fuego de artillería, atacaron un campamento de instrucción militar kurdo y, según fuentes militares de Ankara, mataron a casi todos los que estaban allí. Una vez terminada la incursión, los militares turcos regresaron a su país.

El ataque es el más importante desde finales de 1997, cuando soldados turcos invadieron el norte iraquí para atacar las posiciones del PKK. Bajo el fuego de los fusiles y los blindados, y los bombardeos de la aviación y la artillería turca, se calcula que perecieron más de 200 kurdos. Aquella ofensiva duró dos semanas.

La de ayer fue rápida y planificada. El viernes, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, había comunicado que, con fecha del 28 de noviembre, el Gobierno había autorizado formalmente al Ejército turco para proceder a realizar operaciones militares en el interior de Irak contra los militantes del PKK. El Ejecutivo ya había obtenido el pasado octubre el permiso del Parlamento -por abrumadora mayoría de los legisladores- para atacar el norte de Irak para combatir a la guerrilla kurda. Dada la proximidad del invierno y la negativa de Estados Unidos a una gran operación en el norte de Irak para evitar una escalada de la violencia en esa parte del país árabe -la única que goza de cierta estabilidad- no se esperaba una incursión del calibre de la que se produjo ayer, sino pequeñas operaciones con ayuda de la CIA.

La Casa Blanca dijo ayer no tener conocimiento de ninguna operación militar turca en territorio iraquí. Al mismo tiempo, una fuente no identificada de la guerrilla turca aseguró a la agencia France Presse que no había habido tal incursión en su zona. Sin embargo, por la noche, la agencia prokurda Firat, citando fuentes del PKK, informó del ataque diciendo que había durado unas "dos horas". Turquía tiene unos 100.000 soldados en la zona fronteriza con Irak.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 2007