Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Pendiente resbaladiza

En las jornadas políticas del PP, con su propuesta estrella de exonerar de pagar impuestos a aquellos ciudadanos que ingresan 16.000 euros o menos, podemos entender cómo funcionan esas iniciativas de "pendiente resbaladiza".

Analicémosla. La propuesta del PP se presenta como una medida para reactivar la economía, dejando más dinero en el bolsillo de los contribuyentes mileuristas, facilitando así el consumo y/o el ahorro; además pretende que esos sufridos ciudadanos lleguen a fin de mes ante la subida de precios de productos básicos, presentándola como una discriminación positiva hacia esos ciudadanos. Pero veamos cómo se produce esa "pendiente resbaladiza". ¿No es injusto, por ejemplo, que ingresando 15.999 euros al año no se paguen impuestos e ingresando 16.001 se sigan pagando los mismos impuestos que hasta ahora? Por lo que, como hay que establecer un tope, 16.000 euros, la solución es una rebaja significativa de los impuestos, que llegará a las rentas más altas, por el efecto de esa "pendiente resbaladiza".

¿Esta rebaja en cascada puede afectar a las políticas sociales propias de un Estado del bienestar merecedor de tal categoría? Presumiblemente sí. ¿Cómo intentan los del PP que eso sea aceptado por la ciudadanía, mayoritariamente a favor de un Estado solidario? Para poder exigir servicios, debemos estar dispuestos a sufragarlos; los derechos del contribuyente están sustentados, precisamente, en esa condición de contribuyentes. Está en la ley de las relaciones sociales de todos los días, si pides algo tienes que dar otra cosa a cambio. Si no es así, ya estaríamos hablando de beneficencia, lo que nos quieran dar.

Con esta propuesta el PP debilita la capacidad reivindicativa de las capas sociales a las que, supuestamente, va a beneficiar la medida, y que es la que más necesita buenos servicios sociales, mejor sanidad, educación y ayudas a la familia.

Ya podemos hacernos una idea de este auténtico caballo de Troya que el PP pretende introducir en el Estado del bienestar para proceder, desde dentro, a su desmantelamiento. 1. Mensaje ideológico oculto, el Estado metomentodo, despilfarrador, que nos quita nuestro dinero, cuando si nos dejara tranquilos, gastándonos nuestro dinero, ya beneficiaríamos a la sociedad. 2. Debilitamiento de la posición reivindicativa de las capas sociales más necesitadas de buenos servicios públicos. 3. Iniciativa estratégica de "pendiente resbaladiza", que va a suponer menos impuestos directos y más indirectos y que se va a generalizar paulatinamente a las rentas más altas, pudiéndose dar la situación que, a la larga, los más beneficiados en términos absolutos sean estos últimos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de noviembre de 2007