_
_
_
_

"¿Puede ayudarme?"

La operación policial de ayer no ha sido la primera en la que Carlos Guillermo Morín Gamarra se ha visto envuelto. En noviembre de 1989 pasó una breve estancia en prisión, acusado de estar relacionado con una presunta práctica de abortos ilegales en la clínica Ginetec de Alicante. Morín era administrador y socio accionista de esa clínica, que tenía características similares a las que ayer fueron registradas por orden judicial. En aquella ocasión, salió absuelto sin cargos.

Nacido en Perú de padre francés, Morín terminó su carrera de Medicina en Barcelona y se especializó en la unidad de ginecología y obstetricia del hospital de Sant Pau entre 1972 y 1976. Se instaló en la ciudad hace más de dos décadas para ejercer la medicina privada. Así se convirtió en el impulsor de varias clínicas ginecológicas.

Los centros de Morín disponen de la autorización del Departamento de Salud para "la práctica de procedimientos de interrupción voluntaria del embarazo". En la página web del grupo, Morín se congratula de tener "más de 30 años de experiencia" en tratamientos ginecológicos.

Desde 1998, Morín dispone de una fundación privada para "contribuir de manera proactiva a la integración social y la convivencia". Un resumen de la biografía del médico destaca que "proporcionaba visitas e intervenciones a bajo coste y en algunos casos gratuitas, respondiendo a la pregunta de muchas mujeres: 'Doctor, ¿y usted no puede ayudarme?".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_