Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas quiere suspender el arancel de los cereales para abaratarlos

Solbes asegura que la inflación seguirá siendo alta hasta el próximo marzo

La Comisión Europea presentó ayer una propuesta para suspender hasta mediados de 2008 los aranceles que se aplican a la importación de cereales, para favorecer la entrada de granos del extranjero que puedan contribuir a bajar los precios de estos productos y sus derivados. Bruselas reconoce que los precios de los cereales en Europa se han disparado desde principios de año debido en parte a las condiciones climatológicas adversas, que han dado como resultado una pobre cosecha. La oferta reducida se ha topado con una demanda elevada y se ha producido un encarecimiento del cereal en torno al 70% en algunos países europeos.

Alemania se opone a que se reduzcan las ayudas a las grandes fincas

Los ministros de Agricultura de los Veintisiete debatirán hoy la propuesta del Ejecutivo comunitario, que será sometida a votación a finales de diciembre. De salir adelante, la suspensión de los aranceles se aplicará a todos los cereales, a excepción de la avena. La eliminación de los aranceles, junto con la supresión del barbecho obligatorio y la restitución de las exportaciones forman parte de las demandas españolas.

"Espero que esta propuesta facilite la importación de cereales de países de fuera de la UE y que se reduzcan las tensiones en los mercados del grano", indicó ayer en un comunicado la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel. Europa no es ya una potencia en la exportación de cereales. El pasado julio, los Veintisiete se convirtieron en importadores netos de grano. Canadá, Estados Unidos, Argentina, Brasil y Rusia, son los principales exportadores de cereales a la Unión.

Bruselas dibujó en su propuesta un panorama más que sombrío sobre la producción de cereal durante este año -con una caída del 3,5% este año-, así como de la evolución de los precios. El precio de la tonelada de trigo molido en Rouen subió de 179 euros a casi 300 de julio a septiembre. En Alemania, el trigo para pan se vendió a mediados de agosto un 70% más caro que el año anterior.

En España, las cotizaciones de los cereales han sido una de las claves del repunte de la inflación en octubre, hasta el 3,6%. El vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, explicó ayer que la repercusión de los precios de los cereales ha sido "mayor que en otros países europeos", lo que ha motivado la apertura de una investigación por parte de la Comisión Nacional de la Competencia ante la posibilidad de que las subidas sean resultado de prácticas restrictivas de la competencia.

En el Foro ABC, Solbes afirmó que los precios empezarán a bajar a partir del próximo marzo. Descartó que las tensiones inflacionistas vayan a trasladarse a los salarios y aseguró que, a pesar de las presiones de los precios, el crecimiento económico se situará "en torno al 3% en los tres próximos años".

Por otra parte, Fischer Boel se topó ayer con los primeros obstáculos para sacar adelante la reforma de la Política Agrícola Común, que incluye la reducción de ayudas europeas a las grandes fincas. Alemania fue el país que más se dejó oír durante el Consejo de Ministros de Agricultura y anunció que bloqueará la propuesta por considerar que daña de forma desproporcionada a las grandes fincas de Alemania del Este.

La propia comisaria de Agricultura adelantó poco después que estudiará el caso alemán e incluso contempló la posibilidad de retirar la propuesta. Fischer Boel reconoce que su reforma podría tener efectos indeseados como que los grandes terratenientes simplemente dividan sus fincas para seguir recibiendo ayudas y que al final "los únicos que se beneficien sean los abogados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2007