_
_
_
_
Reportaje:

Prado-Recoletos: penúltima polémica

Ecologistas, Comunidad y Carmen Thyssen critican el nuevo plan de Gallardón

Delante de la galería central del Museo del Prado, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, protagonizó ayer una peculiar puesta en escena para presentar su nueva propuesta para el controvertido eje Prado-Recoletos. Una propuesta según la cual no se talará ni uno de los 4.638 árboles que existen en la zona, es más, se plantarán 2.273 nuevos ejemplares.

El plan duplicará el espacio de las aceras (ocho metros) y los carriles se reducen de 12 a 6. Eso sí, frente al Museo Thyssen se mantienen cinco. Y lo más innovador: se reduce el tráfico en más de un 37% (30.000 coches menos al día, promete el alcalde) en el tramo Atocha-Neptuno, parte del eje que atraviesa la ciudad de norte a sur y uno de los más congestionados de Madrid.

La baronesa cree que el plan del alcalde no es viable. "No me lo creo", dice
El plan ha sufrido más de siete modificaciones desde su nacimiento
Más información
La baronesa Thyssen compra una escultura llamada 'Gallardón'

Ruiz-Gallardón no detalló, sin embargo, la forma en la que piensa reducir el tráfico. No dio plazos ni presupuestos. Sólo pidió que la gente no pensara en las obras de la M-30. El arquitecto Álvaro Siza, responsable de este polémico proyecto, tuvo una pequeña intervención para recordar que este nuevo plan es, en esencia, el mismo con el que ganó el concurso público en febrero de 2002, y añadió que se han tenido en cuenta parte de las 608 propuestas presentadas en el periodo de información pública.

El texto pasará ahora por dos meses de información pública, seis de alegaciones y, finalmente, deberá ser aprobado por el pleno del Ayuntamiento. Antes deberá contar con el visto bueno de la Comunidad de Madrid.

Este nuevo plan nace con el rechazo de los grupos ecologistas y de la oposición municipal (IU y PSOE). Carmen Cervera, presidenta de la Fundación Thyssen, cabeza visible en la lucha contra la tala de árboles en el eje, tuvo palabras de total escepticismo. "No me creo que no se toquen los árboles. No me creo nada de ese plan del alcalde. Voy a estudiarlo milímetro a milímetro y después opinaré en profundidad", dijo. El Museo Thyssen ha visto cómo este nuevo proyecto reduce en un metro, hasta siete, la anchura de su acera respecto al último plan.

Y mientras Carmen Cervera se informa, la Comunidad de Madrid que gobierna Esperanza Aguirre dio a conocer sus dudas y discrepancias a través del consejero de Transportes, Manuel Lamela. El consejero advirtió ayer de que la transformación de está importante vía de tráfico habrá que estudiarla con detenimiento y rechazó la drástica reducción de coches en la zona. Lamela propuso hacer un túnel bajo el paseo del Prado para no eliminar una de las más importantes vías de comunicación de la región, según explicó un portavoz regional. Ecologistas en Acción, uno de los grupos incluidos en la Plataforma SOS. Paseo del Prado, calificó ayer de "faraónico" el nuevo proyecto del alcalde. Predijeron también que el coste será "delirante a cargo de las exhaustas arcas municipales, que seguiremos pagando los madrileños a costa de nuestra calidad de vida y nuestros reducidos servicios sociales".

El grupo anuncia que presentarán nuevas alegaciones al proyecto "en el mismo sentido de las presentadas hace dos años: mantener el trazado actual del paseo, reducir sustancialmente el viario, ampliar las aceras y garantizar su cuidado y mantenimiento. En definitiva, conservar, restaurar y mejorar, algo que, además de tener un impacto ambiental positivo, sale muchísimo más barato".

En resumen, las primeras impresiones del anuncio del alcalde fueron de sorpresa y escepticismo. La sorpresa que se vivió ayer entre las partes afectadas se debe a que quienes habían presentado alegaciones no habían sido informados de esta última redacción.

El plan ha sufrido más de siete modificaciones sustanciales desde su nacimiento. Las últimas conocidas, a primeros de este mes, que incluían ya el carril-bici para el paseo del Prado, parecían satisfacer a casi todos. En esas penúltimas modificaciones, la Fundación Thyssen quedaba con tres carriles delante de su fachada, además de conseguir el compromiso del alcalde de no tocar ni un solo árbol del paseo.

Sin embargo, ayer, el plan era otro. La pomposa presentación municipal en el vestíbulo superior del Prado, en la entrada de Goya, arrancó con la proyección de un vídeo promocional sobre cómo quedará en el futuro el tramo en cuestión. Al alcalde le acompañaba el equipo técnico y un amplio grupo de concejales de los distritos afectados. Entre ellos se encontraba Ana Botella, concejal de Medio Ambiente, y Alicia Moreno, edil de Cultura.

Las novedades más destacadas del nuevo proyecto son:

- Tráfico. "Dejarán de circular entre un 27% y un 37% de vehículos, unos 30.000 coches diarios". El alcalde prevé que al reducir el número de carriles el tráfico privado de coches se desvíe por otras zonas.

- Transporte público. "La nueva flota municipal de autobuses se estrenará en este eje. Será un nuevo transporte ecológico". Los autobuses que circulen por los dos carriles reservados serán eléctricos.

- Zonas peatonales. "Se devuelve el 61% de superficie peatonal y verde respecto a la actual. Se pasa de 253.000 a 408.000 metros cuadrados". El plan prevé hacer peatonales los carriles más próximos al Jardín Botánico y al Museo del Prado y las vías centrales entre Neptuno y Cibeles. Además, se duplica el espacio de las aceras en el lado del Thyssen y el Ministerio de Sanidad, que quedarán en siete metros.

- Arbolado. "Máximo respeto al arbolado. La propuesta no elimina ningún árbol". De hecho, el nuevo plan presentado por el alcalde contempla la plantación de 2.200 nuevos ejemplares a lo largo del gran paseo, regados con agua de la red de agua reciclada. Éste es uno de los puntos que mayor polémica han suscitado en lo referente al eje Prado-Recoletos.

- Carril-bici. "Se favorece el uso de transporte en bicicleta mediante la creación de itinerarios reservados". El plan incluye un carril para los ciclistas, que se extiende desde la glorieta de Carlos V hasta Cibeles.

- Información virtual. El alcalde se comprometió a poner en marcha una web donde se recoja toda la información del proyecto. Además, presentará el plan a las 14 asociaciones de vecinos afectadas y a los grupos políticos municipales (PSOE e IU). "Éste es el plan urbanístico más abierto a la participación que Madrid haya visto. El modelo fue decidido por un concurso en el que participaron grupos políticos y sociales. Se han atendido las peticiones de todas las administraciones". Pese a las buenas palabras del alcalde, el plan recibió bastantes críticas.

- Objetivo del plan. "Lograr que esta zona sea como más gusta ahora: durante el paso de la Noche en Blanco, o en un grabado del siglo XIX".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_